La covid-19 deja a Gumiel de Izán sin carnicería

A. DEL CAMPO
-

El dueño ha dado negativo pero el positivo de su hijo de 19 años le obliga a estar aislado hasta el jueves 2 de julio

Vista de Gumiel de Izán desde el alto del castillo. - Foto: Juan Carlos Ontoria

La única carnicería de Gumiel de Izán se ha visto obligada a cerrar por la covid-19. El joven de 19 años que dio positivo por coronavirus el pasado sábado en la comarca del Arlanza es el hijo del dueño y gerente del comercio gomellano, por lo que toda la unidad familiar que comparte vivienda en Pineda Trasmonte debe permanecer aislada durante los próximos días. En total son cuatro personas: el joven infectado, su hermano, su padre y su madre. En este punto hay que destacar que los tres últimos han dado negativo en las pruebas realizadas, por lo que el carnicero de Gumiel de Izán no estaba contagiado en el último día que atendió a sus consumidores, el pasado sábado. El propio dueño del negocio declara que ha llamado a algunas de sus clientas para tranquilizarlas, a dos con las que guarda una estrecha relación y a una que sabe que es bastante aprensiva; así como al alcalde del pueblo, para informarle de todo lo sucedido. 
Por su parte, el regidor, Jesús Briones, reconoce que cuando se conoció la noticia había «preocupación» en el pueblo, pero que al conocer el negativo del carnicero, el ambiente pasó a ser «más relajado». «Hay que ser precavido, utilizar mascarillas e intentar mantener la distancia de seguridad», advierte el alcalde, que afirma que, por lo menos que él sepa, no hay más casos sospechosos de haber estado en contacto con el virus dentro del municipio.
El propietario de la carnicería de Gumiel de Izán recuerda que su hijo se hizo la prueba la pasada semana, en Burgos, donde fue derivado desde Lerma, y el sábado le dieron los resultados, confirmando el positivo y ordenando el aislamiento de toda la familia. El joven de 19 años contagiado está llevando la enfermedad sin mayores problemas, solo tuvo dolor de cabeza tres días y ahora se encuentra perfectamente, como apunta su padre. El resto de la casa, al margen de haber dado negativo en la prueba, no ha tenido ningún síntoma. 
Respecto al problema que supone el cierre de la carnicería de Gumiel de Izán a nivel económico, el dueño sigue transmitiendo la misma tranquilidad que cuando habla del ‘lío’ en el que se ha visto envuelto su hijo. El propietario cuenta que es autónomo y que ahora está de baja, al igual que su mujer, que tiene otro empleo. El cierre tampoco le ha hecho perder materia, ya que todo se confirmó el sábado, cuando había vendido casi todo el producto de la semana y el resto les está sirviendo para pasar el aislamiento en su casa de Pineda Trasmonte, donde tendrán que permanecer hasta el 2 de julio, cuando les hagan una nueva prueba. Por último, agradece la labor de los médicos de Lerma y avanza que cuando reabra la carnicería pegará el papel del negativo en la puerta para transmitir confianza y tranquilidad a sus clientes.