Coronavirus| Recomendaciones del Arzobispado de Burgos

DB
-

Insiste en la higiene, en retirar el agua bendita, en no darse la paz y en inclinar la cabeza en vez de besar las imágenes

Recomendaciones del Arzobispado de Burgos por el coronavirus - Foto: Nestor De La Vega Robayna Reyes MartÁ­nez

"Ante la situación creada con motivo de la aparición y extensión del coronavirus Covid-19, la Diócesis de Burgos se hace cercana a cada persona y comparte la preocupación común frente a la emergencia sanitaria que está afectando a nuestro país. Hacemos nuestras las medidas preventivas y las diferentes recomendaciones realizadas con fecha 11 de marzo por parte de la Junta de Castilla y León. Siguiendo éstas, se pide a los responsables de las parroquias y entidades religiosas que extremen las medidas higiénicas y sanitarias para evitar, en la medida de lo posible, la extensión de la enfermedad", señala en un comunicado emitido anoche.

"Muy unidos a lo que las autoridades sanitarias vayan estipulando en el día a día y al igual que están haciendo la mayoría de las diócesis españolas, la Diócesis de Burgos recomienda cuanto sigue para, en la medida de lo posible, evitar situaciones que puedan dar lugar a la propagación de la enfermedad. Medidas que, por otra parte, ya se estaban realizando en muchas de las parroquias:

Es conveniente retirar el agua bendita de las pilas que hay en las entradas de los templos y de otros lugares de devoción.

Mantener la indicación de evitar dar la mano y otras formas de contacto físico en el rito de la paz; y recordar que, según lo previsto en las normas, es posible también prescindir de este rito en estas circunstancias, e invitar directamente a la preparación para la comunión.

Que las muestras de devoción y afecto hacia las imágenes, tan propias de este tiempo de Cuaresma y en la próxima Semana Santa, puedan ser sustituidas por otras como la inclinación de cabeza ante las imágenes sagradas del Señor, de su Madre o de algún otro santo de especial devoción. El día de Viernes Santo, en la Adoración de la Cruz, utilícese la segunda forma propuesta en el Misal (cf. El sacerdote toma la cruz y, de pie ante el altar, invita al pueblo a que adore la Santa Cruz en silencio). Es necesario evitar todo tipo de contacto físico con cruces, medallas, escapularios… que ya hayan sido besadas por otros fieles, facilitando, además, una mayor rapidez que evite aglomeraciones innecesarias.

Que los sacerdotes y los ministros extraordinarios que distribuyen la comunión durante la Eucaristía, se laven las manos antes y después de este momento. Se aconseja que tengan para ello un spray o líquido desinfectante en las sacristías y los usen antes de celebrar los actos de culto.

La Diócesis muestra, igualmente, su disponibilidad para llevar a efecto lo que dispongan las autoridades sanitarias competentes en lo referente a la organización y celebración de eventos y encuentros.

Finalmente, la Diócesis anima a todos los fieles a la oración por la salud pública y por la recuperación de los afectados. Se puede aprovechar en este sentido la oración de los fieles en la Eucaristía y en el rezo de Laudes y de Vísperas.

Recomendaciones particulares para el Arciprestazgo de Miranda de Ebro

Con respecto a las medidas extraordinarias tomadas por la Junta de Castilla y León en el territorio correspondiente al Arciprestazgo de Miranda de Ebro, en las que se suspende la concentración de personas en los actos litúrgicos hasta el día 24 de marzo, la Diócesis de Burgos indica lo siguiente:

Se trata de medidas extraordinarias y puntuales de carácter preventivo que buscan evitar aglomeraciones de personas que puedan favorecer la transmisión del virus. La Diócesis de Burgos las acoge con actitud de responsabilidad hacia la tutela del bien común que deben de garantizar las autoridades públicas en la consciencia de que, para evitar el contagio, se exigen medidas también drásticas.

Evítese toda aglomeración en la celebración de las Eucaristías tanto dominicales como diarias. Para ello, aunque las celebraciones se puedan mantener como de costumbre, se recomienda a los fieles no participar masivamente en las mismas, sino que lo hagan a través de los medios de comunicación (radio o televisión). En ese sentido, aunque es evidente que la misa por radio o televisión de ninguna manera sustituye la participación directa y personal en la asamblea eucarística, puede contribuir en estos momentos extraordinarios para la conveniente celebración del Día del Señor.

Pospónganse todas las celebraciones litúrgicas que supongan la concentración de personas que no sean estrictamente urgentes (bodas, celebraciones jubilares…).

En la celebración de funerales y exequias, evítese también la concentración de personas. Para ello, se recomienda que únicamente participen en la celebración litúrgica los familiares más allegados.

Se anima, no obstante, a la apertura de las iglesias parroquiales y no parroquiales para la oración personal de los fieles, más importante si cabe en esta situación.

Se suspenden las catequesis y los encuentros con niños y adolescentes. Igualmente, es conveniente posponer todo tipo de encuentros y reuniones masivas", concluye el escrito del Arzobispado.