Ceprede estima que la crisis destruirá 48.000 empleos

SPC
-

Un estudio revela que si el confinamiento se extiende más allá de los dos meses se perderían otros 20.000 puestos de trabajo más

Un hombre trabaja tras la reanudación de las actividades no esenciales el lunes - Foto: Ical

Castilla y León podría perder una media anual de entre el 5,2 y el 6,7 por ciento de suPIB, dependiendo de la duración del confinamiento económico por el coronavirus, entre dos y tres meses. La tasa de paro crecerá en 4,3 puntos, se destruirán 48.053 puestos de trabajo en dos meses de confinamiento, y 5,6 puntos y 62.920 puestos, si se extiende tres meses, según un estudio publicado ayer por Ceprede. El informe de revisión de los efectos de la crisis indica que en un primer escenario el impacto sobre la economía autonómica sería del 5,2 por ciento. Este dato incluye un punto de merma por la paralización de las actividades no esenciales, un efecto de las exportaciones del 1,2 por ciento, y un 3,1 por ciento por el confinamiento dos meses. El segundo escenario, asume tres meses de confinamiento con un impacto del 4,6 por ciento, que sumado a las otras dos variables, eleva la merma económica el 6,7 por ciento, informa Ical.
Por sectores, las caídas previstas en el escenario primero, con dos meses de confinamiento en Castilla y León, son mayores para la industria textil, con un 22,5%, seguida de la hostelería, que retrocederá un 14,8%; y la industria de la madera y el corcho, con una bajada productiva del 11,8%.
Asimismo, el impacto sobre la metalurgia alcanzará el 9,5%; en la industria manufacturera, el 8,6%; y en otros productos minerales no metálicos, el 8,4%. La fabricación de material de transporte menguará un 8,2 por ciento; el comercio y la reparación, un 7,2%; y la producción de equipo electrónico, un 7,1 por ciento.
Además, el transporte caerá un siete por ciento; la industria del caucho, un 6,9%; la del papel, un 6,4%; y la de maquinaria, un 5,9%. La construcción se contraerá un cinco por ciento; las extractivas y energéticas, un 4,9%; la agricultura, un 4,4%; la industria de alimentación, un 3,9%; la química, un 3,5%; la intermediación financiera, un 3,4%; y la administración pública, un 1,4%.
Efectos laborales

En cuanto al empleo, el comercio sufriría la mayor pérdida de puestos de trabajo, 9.871, seguido por la hostelería, 8.416; otros servicios, 6.950; y construcción, 4.238. Asimismo, las administraciones públicas perderían, de cumplirse las estimaciones, 2.914 puestos; la agricultura, 2.753, y el transporte, 2.334. Por encima de los 1.000 empleos de pérdida también estarían la metalurgia (1.555); la fabricación de materiales de transporte (1.405); la industria de alimentación (1.395); y las industrias manufactureras (1.103).
En un escenario de tres meses de confinamiento, la industria textil se desplomaría un 29,5 por ciento; la hostelería un 21,9 por ciento; y la industria de la madera un 13,6 por ciento. Con dos dígitos de caída también estarían la metalurgia, 10,5 por ciento; y las industrias manufactureras, 10,4 por ciento.
En cuanto al mercado laboral, tres meses de cierre, acabarían con 13.604 puestos en el comercio y la reparación; 12.468 en hostelería; 8.914 en otros servicios; y 4.430 en construcción,  junto a otros 4.138 en las administraciones públicas, y 3.596 en la agricultura, como las actividades más afectadas.