El ITM amplía su oferta con el grado superior de cocina

Ó.C
-
El ITM amplía su oferta con el grado superior de cocina

El Instituto Técnico Industrial duplicará las instalaciones destinadas a esta formación profesional, con un nuevo obrador para panadería y pastelería junto a otras cocinas, con lo que se creará una escuela de hostelería completa

El Instituto Técnico Industrial de Miranda (ITM) ha conseguido uno de los objetivos por lo que venía peleando en los últimos cursos: aumentar su oferta formativa de cocina con un grado superior. Un nuevo escalón porque en estos momentos ya cuenta con el ciclo medio, pero el superior se había denegado por parte de la administración regional en otras ocasiones. Sin embargo, de cara al próximo curso se ha logrado y ya se han autorizado las obras para poder impartir esta formación. En este sentido, la jefa de estudios del centro, Irene Achiaga, indica que solo falta la confirmación oficial, aunque ya lo están promocionando y ya van a empezar las obras para «duplicar» el espacio que se dedica hasta ahora, con un nuevo obrador de panadería y pastelería, junto a otras cocinas en las que los alumnos puedan recibir los conocimientos.
De esta manera, se espera que el próximo curso se pueda ampliar el número de 410 alumnos con los que cuenta el ITM en el presente curso. Del total, 25 son de cocina y se espera que en un par de años lectivos pueda salir del centro la primera promoción de estudiantes con el grado superior bajo el brazo. 
Las clases empezarán en el mes de septiembre como el resto de ciclos, pero en este caso se pondrá fin a una situación en la que los alumnos que terminaban la formación media «se iban a Vitoria o hasta Salamanca y ahora lo tienen en casa por lo que no tienen que viajar», recuerda Achiaga, que resalta que de esta manera la ciudad ha ganado, puesto que se amplía la oferta y se cubre un vacío que se mantendrá solo hasta el próximo curso.
Lo que se tiene claro desde el centro es que con el anuncio ya no se podría seguir progresando en lo que a cocina y hostelería se refiere puesto que  «más no podríamos porque ya se tendría la formación que nos permite la educación ahora mismo con una escuela de hostelería completa».
No obstante, el haber superado esta barrera no hace que el ITM deje de pelear por evolucionar, puesto que «somos un centro que está abierto y a pesar de que nuestra tradición es el mecanizado, el mantenimiento y la administración de finanzas al final nos tenemos que mover con el tiempo». En este sentido, jugará un papel importante la cercanía que puedan tener con las empresas, puesto que desde el ITM el objetivo es nutrir a las firmas del entorno.
Este es el caso de BeBee, empresa tecnológica que había planteado esta posibilidad, y aunque no se ha progresado en este aspecto de cara al próximo curso, Achiaga recuerda que esto ya es algo que se ha hecho con otras, como Aciturri «para el que dimos hace un par de años un curso de fabricación aeronáutica en el que de los 15 alumnos, 13 se mantienen».