Las 4 piscinas de la comarca generarán 18 empleos

S.F.L.
-
Tras la reforma integral de las instalaciones del año pasado, este invierno se ha establecido un vallado perimetral en todo el recinto de Poza. - Foto: A.P.S.

Los ayuntamientos preparan la nueva temporada en Briviesca, Oña, Poza y Busto, que vuelve a sacar a licitación el bar y el cámping con una rebaja de 150 euros (1.650)

La temporada estival se acerca y los cuatro Ayuntamientos de La Bureba que poseen piscinas públicas ya están tramitando la reapertura de las instalaciones, que generará 18 puestos de trabajo entre taquilleros, socorristas, limpiadores, jardineros y responsables del bar. Las localidades que cuentan con dicho servicio son Briviesca, Oña, Poza de la Sal y Busto de Bureba y, en los meses de verano se convierten en la principal atracción de ocio, tanto para  vecinos como para visitantes.
Busto es el municipio más pequeño de todos ellos con piscinas municipales y su alcalde, Vicente Fernández, afirma que son un «reclamo importante y fundamentales para el pueblo», a pesar de que resulten deficitarias para el Ayuntamiento. «Acude mucha gente todos los veranos y tenemos que mantenerlas abiertas». Actualmente, la localidad se encuentra tramitando la adjudicación del bar de las piscinas y del mantenimiento del cámping ‘Puerta de los Montes Obarenes’, que dispone de 120 plazas y abre durante los meses de julio y agosto. 
Lanzaron una primera oferta de arrendamiento por 1.800 euros pero nadie ha pujado. Por ello, se ha vuelto a sacar rebajando el precio hasta 1.650 euros. El pliego de condiciones puede consultarse en la página web del Ayuntamiento. La mesa de contratación valorará la oferta económica de los licitadores además de otros criterios. «Con este contrato no se pretende obtener rendimiento económico alguno para Busto, sino garantizar la adecuada prestación del servicio y atención de las instalaciones durante el verano», declara el regidor. 
El cámping de la localidad es el único de titularidad municipal de la comarca burebana y se encuentra enclavado en una privilegiada situación dentro del Parque Natural Obarenes. El Consistorio oniense también ha abierto el procedimiento de contratación del quiosco-bar de sus piscinas. En su caso, el precio mínimo de salida es de 150,25 euros y el adjudicatario deberá encargarse del control y cobro de entradas, además de las labores adicionales del bar. La temporada de baño se extenderá del 29 de junio al 1 de septiembre, aunque otros veranos se ha ampliado por el buen tiempo. 
El año pasado se pusieron los cloradores automáticos, los trabajos de mantenimiento de esta temporada se ajustan a la limpieza de los vasos con agua a presión, la reparación de baldosas sueltas, el acondicionamiento del jardín, el ajuste de las duchas y la limpieza de baños y vestuarios. «Mantener abiertas las piscinas es un cuestión prioritaria para el equipo de gobierno porque es una instalación muy demandada», afirma Arturo Pérez, alcalde de la villa condal.

En Poza de la Sal, el invierno pasado se realizó una reforma integral de la instalación con un ambicioso coste económico de 500.000 euros. Se quitó profundidad de los vasos, se corrigieron los bordes de la lámina de agua y se construyó  una nueva depuradora. Este año se ha puesto un vallado perimetral en todo el recinto invirtiendo otros 6.000 euros. «El año pasado tuvimos un incremento considerable de gente, la mejora de la estructura es palpabale», manifiesta el alcalde, José Tomás López. Ha sido la primera vez que el Ayuntamiento ha sacado un rendimiento económico. El servicio genera 5 puestos de trabajo. 
Briviesca es, de las cuatro localidades, la que más empleos crea (6). Las instalaciones abrirán 3 meses.
Los alcaldes de las localidades burebanas con piscinas están de acuerdo que es un «servicio imprescindible» para el verano y atrayente para los turistas.