scorecardresearch

Una gran pasarela cinematográfica

SPC
-

TCM estrena mañana una interesante conversación entre el diseñador Lorenzo Caprile y la modelo Alba Galocha sobre la relación existente entre la moda y el séptimo arte

Los protagonistas de la charla consideran que la ropa de los personajes es lo primero que percibe el espectador.

«La ropa que lleva un personaje en una película es lo primero que te entra por los ojos», afirma la modelo y actriz Alba Galocha, quien detalla: «Pone al espectador en una época determinada o te dice inmediatamente cómo y quién es esa persona». «Así es», asiente el modisto Lorenzo Caprile: «La ropa prejuzga siempre al personaje. Pensemos en Julia Roberts en películas como Erin Brockovich o en Pretty Woman. Solo con verla vestida sabemos cómo son esas dos mujeres».

Con estas afirmaciones, TCM une a la modelo y al diseñador en una interesante charla sobre la relación entre el cine y la moda que lleva por título Cara a cara: la moda según Lorenzo Caprile y Alba Galocha, y que se estrenará mañana en exclusiva. 

Juntos desfilarán por una pasarela cinematográfica por la que analizarán a actores, actrices, famosos diseñadores del Hollywood clásico y, sobre todo, vestidos y trajes de leyenda, como el icónico atuendo blanco que luce Marilyn Monroe en la famosa escena de los respiradores del metro de Nueva York en La tentación vive arriba

«Es uno de los vestidos más copiados de la Historia. Todos los veranos veo uno», admite Caprile, que cuenta otra anécdota: «Yo siempre tengo clientas que quieren que les haga un vestido de boda como el que llevó Grace Kelly cuando se casó con Rainiero de Mónaco y que creó la famosa diseñadora de Hollywood Helen Rose», recuerda.

Moda y cine han ido de la mano desde el nacimiento mismo del séptimo arte. «La primera gran casa de modas que intentó introducirse en el mundo del cine fue Chanel en los años 30. Firmó un contrato millonario de colaboración con la Metro, pero no funcionó», rememora Caprile.

En los años 50, Christian Dior, Balenciaga y Givenchy tuvieron también una estrecha relación con el mundo de Hollywood. Por ejemplo, el vestuario que lucía Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes, fue confeccionado por este último diseñador. Por su parte, Bonnie y Clyde, dirigida por Arthur Penn con Warren Beatty y Faye Dunaway de protagonistas, fue responsable, a mediados de los años 60, del revival del estilo de moda de los 30. «Como, a finales de los años 70 y primeros de los 80, hizo lo propio con las cazadoras de cuero y la moda juvenil de los 50», añade el diseñador. 

«Pero si ha habido una película que influyó en la moda en los últimos años ha sido Memorias de África, de Sidney Pollack, con Robert Redford y Meryl Streep. Inauguró, no ya una tendencia, sino todo un estilo», recuerda.

Y mientras, «en otros casos la moda se adelantó al cine», apunta Alba Galocha. «Los corsés comenzaron a mediados de los 80 con Cristian Lacroix y luego apareció en varias películas como Orlando, La reina Margot o Shakespeare enamorado. Quizás el pistoletazo de salida lo dio Las amistades peligrosas con Glenn Close», explica al respecto Caprile.

 

Especial de películas

Además, el canal dedica la programación de todos los martes de noviembre a la relación entre la moda y el cine, emitiendo películas como Un hombre soltero, dirigida por Tom Ford, durante muchos años director creativo de Gucci e Yves Saint Laurent; Annie Hall de Woody Allen o Al final de la escapada de Jean-Luc Godard.

Será un mes, en definitiva, en el que las telas, los trajes, vestidos, accesorios y complementos serán los grandes protagonistas de la programación de TCM. Y sin necesidad de probarse las prendas. Todo queda perfecto.