Defensa subasta la parcela de La Puebla por 1,36 millones

F.L.D.
-

El Invied da luz verde a la puja por los terrenos de la parte urbanizable sin que se haya resuelto el conflicto con los dos propietarios que no se adhirieron a la junta de compensación. Fue sede la Comandancia de Obras

Defensa subasta la parcela de La Puebla por 1,36 millones - Foto: Luis López Araico


El proyecto del vial que conectará la calle La Puebla con San Lesmes comienza a ver la luz al final del túnel. El Ministerio de Defensa, a través del Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento (INVIED), dio el primer paso para desatascar un asunto que lleva más de una década bloqueado por diferentes conflictos entre los propietarios. El Boletín Oficial del Estado publicó ayer la salida a subasta de una de las tres parcelas, en concreto donde estaba previsto construir un edificio de viviendas, por un precio de 1.362.156,38 euros en primera puja y en 1.225.940,74 en una segunda. Da luz verde, sin embargo, sin que se haya llegado a un acuerdo para el expediente de expropiación.
Este ha sido desde hace unos cuantos años el principal punto de discordia que ha paralizado el procedimiento durante todo este tiempo. Defensa solo posee el 46,6% de una de las tres parcelas, mientras que el otro 53,4 está en manos privadas. A finales de 2015, se constituyó una junta de compensación que encabezó el propio Ministerio para poder arrancar la tramitación urbanística, que incluye la construcción de los bloques de viviendas, otro donde la Seguridad Social ubicaría la Tesorería y la parte que a posteriori debería convertirse en el nuevo vial. Sin embargo, dos de los propietarios no quisieron adherirse a este órgano de gestión y fue necesario ejecutar una expropiación forzosa.  
A finales de 2017 el proceso se enquistó por un contencioso entre la junta de compensación y los dos particulares a cuenta de cuatro metros cuadrados que se disputaban en ese área de actuación. Tuvo que ser la Gerencia de Fomento del Ayuntamiento de Burgos la que terminara dando validez a la medición del Registro de la Propiedad.
Poco después, un problema con los planos obligó a suspender nuevamente la expropiación de las parcelas. En esa ocasión, fue necesario llevar a cabo una nueva relación de bienes, ya que había terrenos que no formaban parte del ámbito urbanístico de actuación que figuraba en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). A día de hoy, parece que el acuerdo entre las partes está encaminado y el final del culebrón podría estar cerca.