La voz silenciada

I.P.
-

El fotógrafo y realizador Javier Ortiz Caño presentá el 2 de abril el documental 'La tierra que no te verá morir', basado en una historia real «de soledad» rural

La voz silenciada

«Soy mujer, soy vieja y vivo en un pueblo. Ya no me queda un Dios al que llorar. He sido testigo directo del abandono del lugar que me vio nacer. Me fue marchitando a la par que las ruinas de mi pueblo. Todas las cosas antiguas fueron desapareciendo. Yo también me fui borrando de esa memoria sin que nadie se diera cuenta. Y por último ya no tengo voz. ¿Cómo se transporta una vida llena de recuerdos con los ojos empapados en recuerdos?. Lo dejaré todo. Hundida y cabizbaja cerraré la puerta de mis sueños, de mi casa, de mi pueblo y con ello dejaré atrás toda una vida».
Estremecedor el comienzo del documental La tierra que no te verá morir, de Javier Ortiz Caño, que se estrena el 2 de abril en el Teatro Principal. Está dedicado a todas las mujeres rurales -especialmente a Adoración, su madre que sigue viviendo en el pueblo-, a ellas, que han conseguido el milagro de mantener vivos los pueblos, arraigar, como se dice ahora, población.
Pero ya no hay milagros, ya no hay mujeres como ellas, como Adoración, como Ángela, la protagonista del documental. No hay milagros, no hay esperanza y solo quedan los gritos desgarrados, que mañana se oirán en Madrid, de las gentes del medio rural, que reclaman su derecho a vivir en sus pueblos, a cultivar sus tierras, a cuidar su ganado, a vivir de su pequeño negocio... su derecho a que les den servicios, a tener médico, a tener internet, infraestructuras, a ser escuchados... Quizás inmersos en su campaña, algunos políticos sean sensibles a esos gritos; sí quizás por eso, porque están en campaña. Después, si te he visto, no me acuerdo... Hasta dentro de 4 años cuando ya sean menos, muchos menos los que griten, los que hayan acabado cerrando la puerta de su casa y poniendo el cartel de ‘Se vende’ como Ángela.
Javier Ortiz vuelve a abordar en este documental el tema de la despoblación, en plena movilización  de la llamada ‘España Vaciada’. Es la segunda parte de otro trabajo realizado hace un par de años, Donde habita el olvido, basado en el libro de Elías Rubio, Burgos los pueblos del silencio. 20 años después, Javier recorrió los 64 pueblos, algunos ya sin gentes, otros en plena emigración que sigue imparable. En esta ocasión, el autor del documental, más intimista que el primero, ha querido poner nombre al drama de la soledad y ubicarlo. El lugar es Pancorbo, pero podía ser cualquier otro pueblo de la provincia y ella es Ángela, pero podía ser su propia madre, o Elisa, la mía, o cualquiera de esas mujeres -también hombres ¿por qué no?- que siguen poblando los pueblos, que se resisten a marcharse, que lloran cuando tienen que ir a una residencia o la capital con sus hijos que ya desertaron del pueblo hace mucho y ya solo van algún fin de semana, en fiestas y en verano.
Así, Ángela Arce, la ceramista cofundadora de Alfabur, que ha vivido feliz y libre en el pueblo, he acabado su ciclo en él, y ya a sus 70 años largos y con los achaques de la edad, no ve su casa ‘segura’ para vivir ni trabajar, van escaseando los servicios, los amigos y los vecinos fallecen, las casas se han ido cerrando y ahora, le toca a ella desprenderse de esas 4 paredes, de los cuadros que cuelgan, de las fotos en la escuela, la de la primera comunión, las de los padres..., toca desprenderse de los cacharros de la cocina y de ese horizonte que se ve tras el cristal de la puerta por donde antes salía ágil con su perro y ahora ya les cuesta, para poner rumbo a un lugar con menos limitaciones sociales, culturales y donde los mayores puedan estar atendidos. Al final quedará otra puerta cerrada. Todo se refleja en los 50 minutos del documental, al que pone voz en off de Ana Marta Martín, mientras Ángela trajina y calla
 Javier Ortiz, que también es de Pancorbo, sufre por la despoblación, pero no solo carga contra los que no han sabido detenerla con políticas adecuadas y servicios, también los propios vecinos de los pueblos tienen que asumir alguna responsabilidad. Se trata ahora, de poner freno entre todos.
El documental se verá el día 2 y después, más de 20 personas de distintos ámbitos pondrán sobre la mesa propuestas que puedan devolver la esperanza al mundo rural y abrir alguna de las casas que se han ido cerrando.

 

Buscando soluciones
El 2 de abril (19:30 h.) se estrena el documental en el Teatro Principal; después habrá una mesa redonda para hablar de despoblación.
participantes: Cristina Ayala (senadora del PP), Aurora Nacario-Bravo (candidata de Cs al Congreso), Julia Quintana (presidenta de Asociación Mujeres Rurales), Susana Pardo (presidenta UCCL), Margarita Pérez (vicepresidenta Asaja), Mirian San Martín (enfermera rural), Sonia Aragón (alcaldesa de Cilleruelo de Abajo), Natalia Saiz (Tejiendo Redes), Rosana Gutiérrez (enfermera rural), Félix Díez (procurador de Podemos), Javier Lezcano (diputado del PSOE y alcalde de Palazuelos de Muñó), Marco Antonio Manjón (Imagina Burgos), Juan José Asensio (alcalde Valle de Zamanzas), José Tomás López (alcalde de Poza), Gabriel Delgado (secretario general  UPA), Cristian Martínez (coordinador COAG), Asociación Escuela Beinages, José María García (Asociación Fas Tirón), José Ignacio Barbadillo (Repuebla), Ismael Alonso (Pueblos Olvidados), Rafael Alonso (Bureba Futuro), Santiago Sanz (médico rural) y Julio Ceballos (Vecinos Afectados N-1).