Quejas por los datos que pide el móvil al cargar el bonobús

C.M.
-

La nueva aplicación requiere la ubicación o el acceso a los contactos. Desde el Samyt aseguran que una vez realizado todo el proceso se puede desactivar

Quejas por los datos que pide el móvil al cargar el bonobús - Foto: Luis López Araico

La aplicación para teléfonos móviles que permite recargar la tarjeta del autobús urbano desde el teléfono móvil ofrece la comodidad de poder contar con saldo en cualquier momento sin tenerse que desplazar a ningún punto de recarga. Sin embargo, en los primeros días de funcionamiento ha comenzado a generar algunas quejas de los usuarios fundamentalmente por el elevado número de datos y permisos que se requieren a la hora de darse de alta.
Esta situación ha generado algunos recelos entre las personas que se han descargado la aplicación Paythunder, dado que para poder entrar en ella requiere la ubicación del dispositivo, poder grabar audio, permitir hacer fotos y grabar vídeos y acceder a los contactos. También se pide el número de tarjeta de crédito, algo que en este caso sería lógico dado que hay que pagar para poder recargar el bonobús, un extremo que se exigen en la aplicación de la ORA o en la del aparcamiento subterráneo del complejo de la evolución.
Las dudas y recelos realizadas a través de las redes sociales han llegado al Servicio de Movilidad y Transporte Urbano (Samyt), desde donde se ha asegurado que la aplicación permite desactivar el acceso a esos datos una vez que se ha completado todo el procedimiento. El concejal responsable, Jorge Berzosa, asegura que la ubicación del teléfono es indispensable debido a que la aplicación no es exclusiva para Burgos sino que está también implantada en otras ciudades como Córdoba y achaca la petición de los datos a que la aplicación permite realizar otras actividades además de la recarga como la venta de productos o recibir promociones y ofertas. «Es una aplicación de pago no específica y global. No es que vayan a utilizar tus datos para otra cosa sino que si la persona que la descarga puede utilizarla para vender o comprar alguna cosa».
La aplicación Paythunder no es del Ayuntamiento sino que se gestiona a través de la empresa adjudicataria de los puntos de recarga de las tarjetas de autobús urbano, Prepay, y está disponible para teléfonos con sistemas Android e iOS.
Berzosa recuerda que el uso de la aplicación es opcional, dado que se pueden seguir recargando las tarjetas en los puntos de recarga repartidos por dependencias municipales o comercios. La ventaja de este sistema es que permite consultar el saldo directamente. «Yo me he dado de alta y no me ha llegado nada extraño que pudiera sospechar que han usado mis datos. Los permisos que requieren también los exige WhatsApp».
120 descargas en dos días. Desde que el jueves se anunciara la implantación de esta aplicación, se han contabilizado 120 descargas. Solamente se ha publicitado a través de la página web municipal pero a partir del lunes se pondrá publicidad en los autobuses urbanos.
La aplicación permite asociar una tarjeta de bonobús a una tarjeta de crédito y así se puede recargar. Paythunder contestó ayer vía redes sociales a las personas que protestaron asegurando que no comercializan con datos de los clientes y que cumplen «estrictamente» con el Reglamento General de Protección de Datos.