Los intocables de Epi

Carmelo Palacios
-
Álex Barrera realizó un gran partido frente al Estudiantes. - Foto: Jesús J. MatÁ­as

Álex López, Javi Vega y Álex Barrera cotizan al alza en su tercera campaña en la plantilla del San Pablo

La historia y los éxitos del San Pablo no se entenderían sin la figura de Diego Epifanio ni de sus inseparables escuderos. Durante los tres años de vida del club, muchos jugadores han pasado por la plantilla azulona,  pero solo permanecen cuatro de los que consiguieron el ansiado ascenso. Se les ha cuestionado mucho desde la llegada a la élite, pero no se han rendido y ahora se están reivindicando con grandes actuaciones, como la Álex López en Tenerife, Javi Vega ante el Fuenlabrada y Álex Barrera frente al Estudiantes. Sobre la temporada de Goran Huskic, sobran las palabras.
La exhibición de Barrera en el último partido fue, sin duda, una gran noticia para el equipo azulón. Trabajador incansable, el catalán apenas ha tenido oportunidades esta campaña pese a que casi siempre ha aprovechado los minutos de los que ha dispuesto. Ante el Estudiantes,  rozó la perfección con 18 puntos, cuatro rebotes y dos asistencias para un 23 de valoración, firmando su mejor partido en la ACB.
También ha ganado protagonismo en las últimas fechas Javi Vega. Su gran partido contra el Fuenlabrada parece haberle insuflado la confianza que le faltaba y su aportación ha crecido en todos los aspectos, tanto en ataque como en defensa. Acertado en el perímetro y intenso en los aros, su juego recuerda a la mejor versión del madrileño.
Otro de los discípulos del técnico burgalés es Álex López. Su protagonismo siempre ha sido mayor que el de sus compañeros y el club ya le mostró su fe en él con una renovación de tres años el verano pasado. Aunque los números no hacen justicia a su trabajo en algunas ocasiones, las diez asistencias del domingo le convirtieron en el máximo asistente de la jornada anterior. Para el recuerdo quedará un pase por detrás de la espalda para que Lima machacara el aro y que se ha convertido en una de la jugadas del fin de semana junto con el increíble triple Sutton.
El trío de españoles, únicos supervivientes del ascenso junto a un Goran Huskic que lo está bordando, continúan siendo  piezas importantes en los planes de Epi tres años después. Con más o menos protagonismo, todos han asumido su papel. «Voy a estar con Epi a muerte, ya juegue cinco o 15 minutos», aseguró Vega hace unos días. El madrileño es el capitán y ejerce como tal siendo el ‘pegamento’ que une al vestuario, López se ha reinventado a mitad de curso para ser el director de juego que necesita el equipo y Barrera, consciente de que sus oportunidades son escasas, exige minutos con trabajo. Pasan los años y Epi sigue contando con ellos. Será por algo.