Aranda pierde más de cien autónomos en los últimos 4 años

Adrián del Campo
-

Los profesionales de la villa acusan la competencia de las grandes superficies o la falta de mano de obra como principales problemas. El descenso es del 4,6%, porcentaje similar a la media de la Comunidad

Uno de los varios bares cerrados en Aranda durante los últimos meses. - Foto: A. del Campo

Aranda de Duero ha perdido 126 autónomos en los últimos cuatro años. El descenso en el número de trabajadores por cuenta propia ha sido progresivo desde 2015. Por aquel entonces, la capital de la Ribera contaba con 2.707, en el 2016, el número descendió en 51, en 2017 se mantuvo casi igual, con solo tres menos, y en 2018 volvió a haber un importante descenso, con 55 menos. En este último 2019, y teniendo en todos los casos el balance interanual de octubre a octubre, la reducción no ha sido tan notable, fijada en siete autónomos menos, aunque la bajada de estos trabajadores ha seguido la tendencia a la baja del casi último lustro comprobada a través de los datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

El caso de Aranda no es una excepción ni en Burgos ni en Castilla y León. Si la capital de la Ribera perdió de octubre de 2015 al mismo mes de 2019 el 4,65% de sus trabajadores por cuenta propia, la Comunidad prácticamente calcó la  misma relación, con un descenso del 4,67% de sus autónomos. En concreto, la autonomía vio como desaparecían 9.460 de estos afiliados, pasando de los 202.559 de hace cuatro años a los 193.099. En cuanto a la provincia, esta se movió también en unos números muy similares a los de Aranda, pero algo inferiores, la cifra de autónomos en Burgos mermó un 4,57%, con 1.318 menos. Se pasó de los 28.799 de 2015 a los 27.481 del pasado mes de octubre.

Los profesionales de Aranda afirman que en sus asociaciones no han visto una reducción llamativa de autónomos, pero acusan la competencia de las grandes superficies, por ejemplo las cadenas de supermercados, o la falta de mano de obra como los principales problemas que generan la bajada de negocios registrada, aunque tampoco olvidan apuntar a la presión fiscal. "Si vemos la cantidad de establecimientos cerrados, El Caracoles, Las Cubas, El Candileja... el sector está complicado", declara la presidenta de la Asociación de Hosteleros de Aranda y la Ribera (Asohar), Nuria Leal.  

La propia representante de los hosteleros señala que uno de los problemas que sufre el gremio en la comarca es "la falta de mano de obra". "No hay gente que quiera trabajar aquí ni preparada para ello. Encontrar diez currículums es un milagro. La hostelería es la última opción, antes de llegar aquí lo han intentando en el resto de empleos posibles", admite Leal, que afirma que pocas veces pueden competir con los sueldos de las grandes empresas asentadas en la capital ribereña.

En la Asociación de Comerciantes de Aranda (Acoa) indican que sus grandes obstáculos siguen siendo los mismos de los últimos años: la venta por internet o en las grandes superficies. "Al final, todo lo que se compra ahí se deja de comprar en el pequeño comercio", declara la presidenta de Acoa, Susana de las Heras. Además añade otro problema a los ya enumerados: el precio de los alquileres de los locales. "En mucho casos son los que determinan que un negocio pueda seguir abierto o no", apostilla.