Reactivar la memoria a pedaladas

L. Sierra (ICAL)
-
Reactivar la memoria a pedaladas - Foto: Luis López Araico

Dos agentes destinados en Navarra inician en Burgos la segunda etapa de un camino de 829 kilómetros, los mismos que víctimas de ETA

Dos guardia civiles procedentes del destacamento de Navarra iniciaron hoy en Burgos la segunda etapa del denominado ‘Camino de la Memoria’, una ruta que les llevará a recorrer 829 kilómetros con el ánimo de recordar a las 829 víctimas de la banda terrorista ETA. Se trata de una iniciativa privada, que cuenta con el respaldo de la Guardia Civil, y que concluirá el domingo 12 de mayo en Madrid.

La marcha en recuerdo a los fallecidos a manos de los terroristas de la banda ETA comenzó en Navarra e inició hoy en Burgos su segunda etapa, que concluirá en Logroño. El recorrido se realizará por aquellas capitales que han sufrido en sus carnes la barbarie terroristas, motivo por el que se ha escogido Burgos. Según explicó uno de los participantes, “se ha escogido Burgos por ser la ciudad natal del guardia civil Carlos Sáez de Tejada y de José Antonio Ortega Lara”, además de la capital en la que la banda perpetró atentados en los años 1991 y 2009, ambos sin víctimas.

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, acompañado por el subdelegado del Gobierno, José María Arribas, despidió a los dos guardia civiles desde el paseo de Atapuerca. Hasta allí también se acercaron responsables de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, así como los padres de Carlos Sáez de Tejada y José Antonio Ortega Lara, quienes recibieron un fuerte aplauso por parte de los ciudadanos allí congregados.

Los participantes de la marcha quisieron rendir así un homenaje al burgalés que sufrió el secuestro más largo de la banda terrorista ETA, liberado el 1 de julio de 1997, por manos de un destacamento especial de lucha antiterrorista. Asimismo, recordaron la triste muerte en la localidad mallorquina de Palmanova en 2009 de Sáez de Tejada apenas 48 horas después del atentado de la Casa Cuartel de Burgos.

Por las víctimas

“Queremos recordar la memoria de las víctimas ahora que parece que no hay atentados. Da la sensación de que la sociedad tiene un poco adormecida la memoria con respecto a las víctimas”, aseveró uno de los participantes, quien confía en que los ciudadanos participen en una marcha que sirve de homenaje a todas las familias de las 829 personas a las que ETA ha arrebatado la vida. Asimismo, la marcha pretende convertirse en una referencia en el tiempo.

La última etapa concluirá en Madrid el domingo 12, alrededor de las 13 horas. La misma partirá desde la Academia de Suboficiales de Toledo del Ejército de Tierra, en homenaje a las víctimas de este cuerpo. Tras pasar por Aranjuez (Madrid), la marcha finalizará en la plaza de la República Dominicana, lugar en el que tuvo lugar uno de los atentados más sangrientos de la banda, en el que fallecieron 12 guardia civiles.

“ETA sigue viva”

Meses después de que ETA anunciase el fin de la actividad armada, el alcalde de Burgos recordó que “ETA sigue viva” y que mientras esto siga así, “es necesario recordar a las víctimas de ETA”, así como a las familias que han sufrido, y sufren la barbarie terrorista.