El Museo del Libro cerrará a pesar de la ayuda municipal

A.S.R.
-
Daniel de la Rosa y Juanjo García (d.), antes del encuentro mantenido ayer. - Foto: Jesús J. Matías

El propietario agradece la voluntad de De la Rosa de frenar su huida, pero condiciona su decisión a un cambio de política de la Junta. La entrada será gratuita hasta el 23 de julio

El Museo del Libro mantiene su decisión de cerrar sus instalaciones en Burgos el 23 de julio y trasladarse fuera de Castilla y León, a pesar de la ayuda municipal, tanto económica (una partida de 20-25.000 euros en el próximo presupuesto) como moral (intercesión ante la Junta), que le brindó ayer el alcalde, Daniel de la Rosa, que convocó al propietario, Juan José García, siete días después de ese anuncio. Y es que, según el también editor de Siloé. Arte y Bibliofilia, su cambio de postura está en manos de la Administración regional.


«No puedo soportar que en una exposición subvencionada al cien por cien por la Junta (Las Edades del Hombre), nuestro competidor catalán, aunque daría igual que fuera extremeño, esté dentro de la iglesia vendiendo sus libros (se refiere a Moleiro). Por ahí, por dignidad, no paso», señaló tras la reunión.


«Si la Junta no lo corrige inmediatamente, el día 23 de julio cerraremos, por dignidad. Ni nos va mal, ni nos va bien ni nos va mejor. Nos va como siempre, orgullosos de lo que hemos hecho estos años, pero muy frustrados y dolidos. No es un órdago ni una amenaza, es un hartazgo», insistió el editor de Siloé, sello que se dedica a la elaboración de facsímiles como Moleiro, que arremetió sin cortarse contra las declaraciones de hace una semana de la directora de Políticas Culturales, Mar Sancho, que condicionaba su ayuda al centro a formar parte del sistema regional de museos. «He consultado en la Junta si hubiera cambiado algo estar en esa lista y me han dicho que no porque no se subvenciona a nadie. Se siguen riendo de mí», anotó García, que hoy ha vuelto a convocar a los medios de comunicación para hablar sobre el tema, una cita en la que ha señalado que la entrada al edificio del Hondillo será gratuita hasta el 23 de julio para todo el mundo. 


Estas declaraciones dejan claro que la pelota está en el tejado de la administración regional y no en la de la local, a pesar de que De la Rosa la cogiera inmediatamente tras conocer la decisión y materializara ayer ese apoyo en medidas concretas, incluida la mediación ante Valladolid.


«Debe mantener un trato justo, equitativo e igual con todas las editoriales y prestar a esta dotación cultural el trato que se merece. Confío que el nuevo Gobierno autonómico, sea el que sea, pueda reflexionar y corregir su posición», destacó el mandatario socialista, que, además, se comprometió a incluir una partida de en torno a 20-25.000 euros en el próximo presupuesto, «a cambio de compensaciones como gratuidad para algunos colectivos, promoción de la ciudad en las ferias internacionales...», y su incorporación a un mapa cultural de cara al turismo.