Gil Hellín presentará el 2 de julio su renuncia a Roma al cumplir 75 años

A.R. / Burgos
-

Es un trámite que marca el Código de Derecho Canónico. A partir de ese momento, el Papa elegirá a su sucesor. Aunque se habló de Fidel Herráez parece que ahora quien tiene más posibilidades de venir a Burgos es Juan del Río

Francisco Gil Hellín (c.) presidió los actos del Corpus Christi el pasado 7 de junio. En la imagen, en el Salón de Plenos. - Foto: Valdivielso

Tras trece años al frente de la Iglesia Católica burgalesa, el arzobispo Francisco Gil Hellín presentará  el próximo 2 de julio su renuncia  a Roma. Ese día cumplirá 75 años y el Código de Derecho Canónico obliga a este trámite.
Apartir de ese momento, la última palabra la tiene el Papa, a quien corresponde el nombramiento de su sucesor. «Aunque también puede determinar que Gil Hellín continúe al frente algunos meses más o incluso un año», explican  desde el gabinete de prensa del Arzobispado de Burgos. Sin embargo, otras fuentes consultadas consideran que esa opción es poco probable y que seguramente el Papa Francisco nombrará directamente a su sucesor. Lo que no se sabe es cuánto puede tardar, aunque si tenemos en cuenta que la necesidad del relevo no se ha producido de manera repentina, sino que la renuncia de Gil Hellín se debe a su edad, lo lógico es que la decisión no se dilate mucho en el tiempo.   
En estos casos, el procedimiento que se sigue una vez que el Papa acepta la renuncia es comunicar su decisión a la Oficina de Prensa de la Santa Sede para que ésta la haga pública.
Sobre su posible sucesor, en los últimos días suena con fuerza tanto en Burgos como en Madrid el obispo castrense, Juan del Río (Ayamonte, 1947). Sin embargo, desde la Conferencia Episcopal Española son tajantes:«No comentamos nada porque son nombramientos pontificios. Nosotros únicamente hacemos públicas las decisiones del Papa como mediadores».   
En la misma línea se pronuncian desde el Arzobispado de Burgos, aunque en este caso sí reconocen que ése es uno de los nombres que más se oye en los últimos días en los círculos eclesiásticos. Pese a ello, añaden que «no se pueden hacer cábalas;este Papa ha realizado nombramientos que nadie se esperaba».

Nada se sabe de Hérraez

A finales del año pasado se barajó también la posibilidad de que se nombrara sucesor de Gil Hellín a Fidel Herráez Vegas (Ávila, 1944), que ha sido obispo auxiliar de Rouco Varela, arzobispo de Madrid y a quien a finales de 2014 sustituyó Carlos Osoro. Sin embargo, y a pesar de que su designación parecía inminente -anteriormente se dijo que iría a Zaragoza o que sería secretario de la Conferencia Episcopal Española-, ninguna de las previsiones se ha cumplido.
Aeste respecto, Gil Hellín no ha querido pronunciarse pese a los varios intentos hechos por este periódico. Sus últimas declaraciones a propósito de este asunto las hizo en una entrevista que se publicó en DB el 6 de abril de 2014. En ella dio algunas pistas sobre lo que querría hacer tras presentar la renuncia:«Me gustaría completar unos libros de estudio que están en todas las universidades y que empecé cuando hice la tesis doctoral sobre el matrimonio y la familia. Son una sinopsis de los distintos documentos del Concilio para los estudiosos». Yrespecto a si barajaba quedarse en Burgos         -en muchas ocasiones se ha dicho que le gustaría volver a Roma- fue claro:«Creo que si viene alguien nuevo, lo mejor sería poner distancia para no estar como juez (...)». A partir del 2 de julio habrá que esperar a que se desvele el secreto pontificio.