«Nunca vi un atasco igual en la AP-1»

F.L.D.
-
Uno de los puntos negros fue la entrada del túnel del desfiladero. - Foto: DB

La antigua autopista se colapsó durante horas en la mañana de ayer. La kilométrica caravana se sufrió especialmente en Pancorbo

Desplazarse por la AP-1 un Jueves Santo por la mañana es como jugar a la ruleta rusa, más aún desde que la antigua autopista pasó a ser gratuita. Sin embargo, los conductores que ayer optaron por esta carretera para llegar a sus destinos vacacionales no podían esperar que un kilométrico atasco les dejara parados durante varias horas. Desde las 8 de la mañana, la DGTalertaba de retenciones desde Armiñón hasta Pancorbo, pero lo cierto es que la caravana de coches se alargó hasta la salida de Briviesca.

Juanma Quintanilla, un burgalés residente en Pamplona y usuario habitual de esta carretera de alta capacidad, fue uno de los muchos conductores que se vio sorprendido por el monumental atasco. «Los problemas comenzaron en Armiñón. Había carteles que avisaban de retenciones, pero no hubo ningún desvío hacia la N-I para evitar que se colapsara», protesta. Lo cierto es que tampoco habría servido de nada, porque en esta vía convencional también hubo un intenso tráfico a lo largo de la mañana. De hecho, muchos vehículos decidieron seguir en la AP-1 al ver que su ‘vecina’ sufría una situación similar.

«El peor tramo fue desde la entrada al túnel del desfiladero hasta la salida de Pancorbo», relata Juanma, quien habla de «colapso total en ese tramo». Sin embargo, el tráfico siguió siendo muy lento durante los siguientes 24 kilómetros. «En total, tardamos desde Vitoria hasta Burgos unas 2 horas y media», asegura. Es decir, aproximadamente el doble de lo normal.

Este conductor reconoce que el tráfico en la AP-1 se ha visto incrementado desde su liberación, sobre todo de camiones, pero subraya que «nunca vi un atasco igual en esta carretera». Por eso, no entiende por qué no hubo un mayor control policial que aliviara la circulación en la vía.

Los establecimientos y áreas de servicio de esta carretera también notaron la densidad de tráfico durante horas. No obstante, un trabajador del Autogrill de Briviesca, matiza que este tipo de retenciones se viven cada vez que tiene lugar el comienzo de vacaciones o de un puente: «No creo que haya habido más que otras veces, aunque desde aquí tampoco se percibe de la misma forma que dentro del atasco». Eso sí, reconoce que a lo largo de la mañana y en las primeras horas de la tarde «aquí hubo gente a patadas».

En el área de servicio del desfiladero también percibieron desde primera hora el intenso tráfico y el trasiego de conductores fue continuo. Un aumento progresivo que a mediodía se convirtió en una caravana inmóvil en ese punto. «Los coches estaban completamente parados», indica la responsable del negocio.

Poco a poco, la afluencia de vehículos en la AP-1 comenzó a ser menor y el tráfico comenzó a fluir. A eso de las 4 de la tarde, la DGTretiró el nivel amarillo de la antigua autopista.

 

ACCIDENTE EN LA BU-144

La segunda jornada de la Operación Salida también dejó un accidente en las carreteras burgalesas. Dos personas, un hombre de 71 años y una mujer de 70, resultaron heridas tras salirse de la vía cuando circulaban en un turismo por el kilómetro BU-144, a la altura del término municipal de Avellanosa de Muñó.

El suceso tuvo lugar a eso de las 10.30 de la mañana. El Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León movilizó una UVI Móvil, una ambulancia de soporte vital básico y un helicóptero medicalizado. Por otro lado, también se avisó a los Bomberos de Aranda de Duero y a los voluntarios de Lerma debido a que la mujer se encontraba atrapada en el vehículo. No obstante, no fue necesaria su excarcelación, ya que fueron rescatados por el personal sanitario. Tras una primera atención in situ, ambos fueron trasladados al Hospital Universitario de Burgos.