Se suprime en 4 años una deuda municipal de 1,3 millones

S.F.L.
-

Una gestión económica «realista» y la subida de tasas equilibra la cuenta del Consistorio briviescano

El equipo de gobierno de Briviesca, liderado por Marcos Peña, ha conseguido suprimir en cuatro años la deuda municipal que el Consistorio contemplaba de 1.305.424 euros. Desde que Asamblea Briviesca, junto al PSOE, tomaron posesión en junio de 2015, han trabajado con mucha «constancia y responsabilidad» para equilibrar las cuentas.  
Por ello, el Ayuntamiento deja de estar endeudado, una situación  que ha costado superar por los «problemas de liquidez» tan grandes que padecía. «Cuando tomé posesión como alcalde el arqueo de caja era de menos 250.000 euros, no había fondos y tirábamos de cuenta de crédito. Actualmente, supera el millón de euros», declara el primer edil. Esto significa que hay dinero suficiente para pagar todas las obras que se han empezado. A pesar de las críticas recibidas por parte de la oposición, Peña, en representación de todo su equipo, manifiesta que están «muy satisfechos» con los logros obtenidos en estos cuatro años. «Hemos demostrado que se nos ha dado mejor la gestión de la economía municipal que a otros partidos».
Faltan por abonar 216.000 euros de préstamos que Briviesca solicitó  el pasado año a la Caja de Cooperación para llevar a cabo el cambio de iluminación a led. El Consistorio no se verá con problemas para devolverlo porque cuenta con una subvención a su favor de la Sociedad para el Desarrollo de la Provincia de Burgos (Sodebur), que cubre dicho importe. 
La consolidación del IBI en un 0,6% y la subida de alguna de las tasas de servicios, como por ejemplo la Escuela de Música o los deportivos, han sido un factor clave para «acabar» con el endeudamiento municipal. «Hemos trabajado para hacer de éste un Ayuntamiento sostenible y además, nunca ha salido dinero de las dependencias sin justificar. Entre el equipo de gobierno se ha llevado a cabo una gestión económica realista y por ello hemos parado proyectos que descuadraban las cuentas, como el Teatro en la Casa Salamanca», añade Peña. 
Otro de los motivos por lo que las cuentas están saneadas es por la modificación de la tasa de basuras. Con el anterior impuesto, muchas personas que disponía de un local o vivienda pero sin luz ni agua, estaban exentas a pagar dicho impuesto y «era injusto. Se cambió para que los vecinos que poseyesen los inmuebles más caros, abonaran más dinero», manifiesta el regidor.

LOGROS Y MOTIVACIONES.

Modificaciones de tasas, semi-peatonalizaciones de calles, pavimentaciones en el polígono industrial, ordenanzas de regulación de vados y mesas y barriles fuera de los bares o el cambio del alumbrado público, son algunas de las actuaciones que  el gobierno briviescano ha ejecutado en estos 4 años. «Nos hemos dejado cosas en el tintero y me hubiera gustado terminar la Casa Salamanca, pero estoy contento con los resultados», declara el primer edil, que añade que ha sido «complicado trabajar junto a la oposición porque nunca han aportado ideas lógicas para solucionar los problemas que se han ido presentando. Ha sido una oposición destructiva». Marcos Peña sentencia que su equipo cuenta con las medidas suficientes para poner a la capital burebana «en marcha».