«Pasar de senador a alcaldable no es un retroceso»

S.F.L.
-
Arturo Pascual, líder del PP en Briviesca, lleva en lista un equipo renovado.

Arturo Pascual Madina tiene 47 años y es miembro del Partido Popular desde el año 2003. Fue concejal de Festejos en el Ayuntamiento de Briviesca, procurador en las Cortes de Castilla y León y los últimos cuatro años, senador por Burgos

La inquietud en el mundo de la política se la contagió el diputado José María Martínez, exalcalde de Briviesca. Arturo Pascual Madina estudió de Ingeniería Industrial y lleva 16 años representando al Partido Popular. Vuelve a su ciudad con ganas de «cambiar» muchas cosas y «mejorar» la vida de los vecinos. 
Diario de Burgos: ¿Considera que ha dado un paso atrás en su carrera política al dejar de ser senador para aspirar a la Alcaldía de Briviesca? 
Arturo Pascual: Para nada! Es un gesto valiente y sacrificado del que me siento muy orgulloso. Voy a trabajar directamente por mi ciudad, es algo distinto a lo que he estado haciendo hasta ahora. Briviesca necesita un cambio de gobierno y de manera de pensar, de afrontar las soluciones que requiere para volver a mirar un futuro con optimismo. Tengo muchas ideas para poner de nuevo el municipio en marcha y estoy seguro de que podré hacerlo muy bien. Pero me siento privilegiado por haber sido senador de España, un honor que llevaré toda la vida.

¿Cree que está compensado el dinero que ha ganado como senador con el trabajo que ha realizado? 

Sí. He sido el portavoz de Energía e Industria en el Senado, llevaba todos los temas a nivel nacional. Energía da mucho juego, hay mucho interés por parte de las empresas y de los consumidores. Por ello, el nivel de trabajo y responsabilidad es alto. El Senado tiene una retribución económica buena, no hay que negarlo. Es cierto que los políticos de España no son los que más ganan de Europa pero hay que tener en cuenta que en nuestro país, los sueldos son más bajos.

¿Para qué vale el Senado y qué funciones ejerció en él? 

 Es la Cámara de representación territorial, en la que todas las regiones españolas están representados por igual. Es verdad que duplica muchas de las competencias que tiene el Congreso y en ocasiones aporta poco. Pero tiene que existir para dar voz a las zonas más pequeñas del país.

¿Da tiempo a ser senador y alcalde a la vez? 

El caso de Javier Lacalle no es algo puntual. He tenido varios compañeros que regían sus ciudades o municipios y que no eran portavoces, así que su carga de trabajo no era tan alta. 

Poco ha defendido como político a la Asociación Bureba es Futuro en su revuelta contra el trazado oeste del AVE. ¿Qué puede decir al respecto? 

No me olvidé de ellos y cuando fui senador atendí personalmente a la Asociación y además les conseguí personalmente una entrevista con el director general de Infraestructuras. Puede parecer algo sencillo pero no lo es. Estaba planteado el encuentro el lunes después de la moción de censura a Mariano Rajoy del 31 de mayo y 1 de junio, y evidentemente se deshizo todo. Desde la Cámara reclamé que fuesen recibidos pero no recibí ninguna respuesta por parte del gobierno socialista. En este sentido, cumplí de sobra con la Asociación y sus inquietudes. 

¿Qué ofrece un renovado PP a la ciudad?

Principalmente ilusión y cercanía con los ciudadanos. La lista está compuesta por 13 personas que quieren trabajar sin descanso por su pueblo. 

¿Qué puntos destacaría de su programa electoral?

 Haremos algo que inexplicablemente no se ha hecho hasta ahora en el polígono industrial La Vega: la salida por la zona norte a la N-I. Contaremos con las personas que están cerca de los empresarios potenciales  para que vengan. Tenemos una Cámara de Comercio que puede servir como enlace en muchos lugares y a las administraciones que,  en muchos casos, tienen oficinas en las que promocionan sus propios industriales u otras. Si logramos dinamizar el polígono, el éxodo juvenil se frenará, el negocio inmobiliario se activará y la capital de la comarca volverá a ser lo que un día fue. Por otro lado, consideramos muy importante la apertura de un centro de día de gestión privada. La población de la zona es mayor y un proyecto así, cubriría muchas de sus necesidades.

Durante esta legislatura, el PP ha mostrado su descontento con la paralización de las obras de la Casa Salamanca...

El teatro tiene que acabarse porque es algo necesario. Para ello, habrá que solicitar ayudas a las Instituciones porque el Ayuntamiento tendría que dejar de lado otras actuaciones para ejecutar las obras de la Casa Salamanca. Se tendrá que revisar el proyecto a ver si se puede mejorar en alguna cuestión. La idea hay que venderla como un centro cultural para toda La Bureba, no solo para Briviesca.

¿Usted y su equipo tiene alguna idea para atraer más turismo? 

Briviesca es un punto privilegiado porque es una de las puertas de entrada a Raíces de Castilla. Tenemos que conseguir que los 150.000 turistas que visitan a lo largo del año Frías, Oña y Poza se paren en nuestra ciudad. ¿Cómo? Explotando nuestro rico patrimonio cultural y gastronómico. Una vez que la Casa Salamanca se finalice, será un lugar muy interesante para acoger exposiciones que hasta ahora no hemos podido tener.

En caso de necesidad, ¿estaría de acuerdo en hacer un pacto de gobierno en el Ayuntamiento? 

Por supuesto. Estaría dispuesto a pactar con cualquier partido. En Briviesca nos conocemos y creo que lo que importa es que entre todos sumemos.