Villarcayo pondrá freno a la velocidad con 10 pasos elevados

A.C.
-

El grupo de gobierno estudia contratar un radar móvil o instalar semáforos con cámaras

Villarcayo pondrá freno a la velocidad con 10 pasos elevados

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Villarcayo decidió en una reciente junta de gobierno contratar la ejecución de diez badenes o pasos elevados que se situarán sobre otros tantos pasos de peatones en las principales arterias de la villa. Con ellos, los ediles de Iniciativa Merindades y Ciudadanos quieren poner coto a la velocidad de los vehículos en el casco urbano, un objetivo para el que estudian aplicar otras medidas de seguridad vial, como la instalación de un radar móvil o de semáforos de control de velocidad con cámaras que podrían servir para formular multas a quienes los superen si están todavía en rojo.
La colocación de los pasos elevados ya estaba en la agenda municipal, pero el atropello que sufrió la joven de 23 años, M.P.R., el pasado 28 de enero, impulsó aún más si cabe la toma de decisiones. La joven, que fue dada de alta el pasado día 6 tras más de un mes de hospitalización, evoluciona lentamente de las múltiples roturas que sufrió en el accidente. Entre los pasos de peatones que se elevarán se encuentra el que ella cruzaba el día del accidente, en la confluencia de la calle San Roque, la entrada desde Bilbao, y la calle Soria. En San Roque también se elevará el ubicado frente al estanco.
La avenida Calvo Sotelo, que da entrada a los vehículos que vienen de Burgos, también contará con dos nuevos pasos elevados, uno cerca de la antigua estación de Ansa y otro más cerca del centro de la villa, en la confluencia de la avenida con la calle Valle de Manzanedo, donde se encuentran numerosos negocios de hostelería. La calle Julio Danvila, que lleva al Soto, será otra de las que estrenará un paso elevado, dado que "su paso de peatones es muy transitado por niños", como explica la edil de Urbanismo y Medio Ambiente, Natalia Fernández.
En la calle Santa Marina junto a la casa de Julio Danvila, cerca de la Escuela de Música también se elevará un paso de peatones, así como en la travesía que va a Ciguenza, donde se instalarán otros dos más. Otro de los pasos se ubicará junto a la Casa de Cultura en Laín Calvo para frenar a los vehículos que lleguen desde la zona de las urbanizaciones y el último en la calle Aurelio Maestro Corrales, que sale a Santa Marina. Para su ubicación, el equipo de gobierno ha contado con el asesoramiento de la Guardia Civil, con cuyos representantes se ha mantenido una reunión, como señala Fernández Molina. Los pasos elevados se instalarán esta primavera y tendrán un coste de 15.000 euros. Mientras, IM y Cs, que comparten la misma filosofía sobre seguridad vial, estudian la oferta de una empresa especializada en la instalación de radares móviles y gestión de multas, así como de semáforos con cámaras de velocidad.