La residencia Torrechica entra en concurso de acreedores

A.C.
-

Carece de liquidez y bienes, por lo que es probable que el Fogasa salde la deuda con las 13 trabajadoras

La residencia Torrechica entra en concurso de acreedores

La empresa gestora de la residencia Torrechica de Espinosa de los Monteros, Residencia Monteros S.L., ha entrado en concurso voluntario de acreedores, al carecer de liquidez para hacer frente, entre otras deudas, a las casi cuatro mensualidades que debe a las doce trabajadoras que formaban parte de su plantilla. El centro, que prefirió cerrar al no poder hacer frente a las exigencias normativas y a la reforma que debía realizar para poder seguir atendiendo a mayores asistidos, cesó su actividad el pasado 31 de diciembre. 
En enero comenzó el proceso de negociación con sus 13 trabajadoras y el 17 de ese mes la empresa presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción de los 13 contratos en vigor. Pasado el periodo reglamentario de negociación de un mes sin ningún tipo de acuerdo, al no disponer la empresa de liquidez, las trabajadoras pudieron ser despedidas legalmente el pasado 17 de febrero, con lo que cobran el paro.
Así pues, la empresa les adeuda las mensualidades de diciembre, enero, parte de febrero y la paga extraordinaria de Navidad, según ha informado a DB el sindicato Comisiones Obreras, así como las indemnizaciones de despido. Mientras, el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Burgos acaba de hacer público el procedimiento concursal  iniciado, en el que la mercantil se ha declarado en concurso voluntario de acreedores, siendo Eustasio Villanueva Riu el administrador concursal. En la dirección concursoresidenciamonteros@gmail.com se puede contactar con el administrador para la reclamación de las posibles deudas que mantenga la firma propietaria de la residencia.
Desde Comisiones avanzan que lo más probable es que los actos de conciliación se salden sin acuerdo "por la falta de liquidez de la empresa" y tras pasar por los juzgados de lo Social, termine siendo el Fogasa el que se haga cargo de abonar las mensualidades a las trabajadoras, así como las indemnizaciones de despido. En ese caso, cobrarán 20 días por año trabajado con el máximo de una anualidad de su sueldo. La gestora de la residencia no es ni tan siquiera la propietaria del edificio del Paseo de la Castellana, que estaba alquilado a otra sociedad, por lo que carece de bienes de valor. La residencia Torrechica llevaba 25 años abierta.