Tobera amplía la oferta culinaria para sus 80.000 turistas

S.F.L.
-
El bar-restaurante se ubicará frente a una de las cinco cascadas que se combinan con sus respectivas pozas. Un paseo transcurre por la margen del río Molinar, lugar que ofrece una panorámica única.

Jon Ander Mijangos abrirá el próximo año el sexto mesón de este barrio, a 2 kilómetros de Frías.Aún así, vecinos de la zona ven necesarias más plazas de alojamiento y restauración

Con tan sólo 23 años, Jon Ander Mijangos será el encargado de fundar el primer negocio hostelero de Tobera, barrio ubicado a 2 kilómetros de Frías. La oferta gastronómica de la ciudad más pequeña de España la ofrecen cinco mesones, una cifra mínima teniendo en cuenta que la localidad recibe a lo largo del año 80.000 visitantes. Los locales sirven comidas y cenas pero, en época estival y fines de semana, se ven incapaces de atender a todos.
El joven, afincado en Tobera desde que nació, lleva cinco años dedicándose a la hostelería y, tras largas conversaciones con sus padres, tomó la decisión de embarcarse en el proyecto. «Confío en que es un negocio con futuro. Cada año, más personas, tanto nacionales como extranjeros, buscan en el mapa Frías y Tobera. Es el momento de lanzarse», declara el futuro empresario. Además quiere «distinguirse» del resto de locales de la ciudad fredense y para ello, incluirá un asador de brasas y otro de pollos. El bar-restaurante se ubicará en una de las zonas con más encanto del pueblo, frente a las pozas del río Molinar, que se precipita sobre el casco urbano, formando un sistema de saltos utilizados desde tiempos inmemoriales para diversos usos. Molinos y batanes configuraron el origen de un asentamiento ligado al agua que hoy se erige como un reclamo turístico. El local estará compuesto por dos plantas y una terraza al aire libre. 
La inversión es alta pero el joven emprendedor tiene la suerte de que el terreno pertenece a su familia. En los próximos meses, comenzarán los trabajos de derribo y, a partir de ahí, pretende ajustarse a los plazos establecidos. «Mi intención es abrirlo antes del verano que viene», afirma. 
Desde que inició su reto, sufre en primera persona las dificultades a las que se enfrentan los emprendedores, centradas en las «pocas facilidades y ayudas de las instituciones. Los trámites burocráticos son enormes y frenan mucho en el tiempo a la hora de empezar la construcción», manifiesta el toberano.
Vecinos de la zona han expresado su alegría al conocer la idea de Jon Ander, aunque aseguran que se necesitarán aún «más plazas» de restaurante y de alojamiento para «cubrir» las necesidades de muchos viajeros.

 

LA MEJOR BANDA SONORA.

Tobera es una de las joyas que pueblan la provincia. La historia de la localidad está ligada a dos circunstancias que allí coinciden. Su cercanía con Frías, uno de los pueblos más bonitos de España, con una importante herencia histórica y cultural. Por el otro, la orografía, que ha marcado con agua su destino. La acción del río Molinar abrió un desfiladero que se convirtió en paso obligado para viajeros y mercancías. Una calzada romana cuyos restos aún hoy son visibles, como también lo es el complejo eremitorio: el humilladero del Cristo, la ermita de Nuestra Señora de la Hoz y el puente romano, fotografiado por miles de turistas.