La Junta participará en el diseño del plan de 'desescalada'

SPC
-

Alfonso Fernández Mañueco demanda al Ejecutivo central mascarillas para la población y test masivos, que asegura no conoce cuando llegarán a la Comunidad

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante la reunión telemática con Sánchez y el resto de presidentes. - Foto: Ical

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, aseguró ayer que no están de acuerdo en el Ejecutivo autonómico con el plan de ‘desescalada’ o de salida progresiva del confinamiento que prepara el Gobierno de España para la nueva fase de lucha contra el coronavirus. «El planteamiento no nos gusta», dijo para exigir también alEjecutivo central el envió de test y mascarillas para su distribución masiva a la población. En una comparecencia telemática, Fernández Mañueco informó desde Salamanca de los asuntos tratados en la reunión con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el resto de presidentes autonómicos, que se celebró por videoconferencia. En este cuarto encuentro, el presidente expresó su apoyo a la prórroga del estado de alarma, aunque lamentó que no se consulte antes a las comunidades, informa Ical.
Asimismo, sin entrar en cuestiones médicas y técnicas, el presidente de la Comunidad reconoció que no están de acuerdo con el planteamiento del Gobierno, después de que Sánchez les reclamara un listado de infraestructuras, antes del 10 de abril, para alojar a personas asintomáticas que dan positivo por Covid-19 y que deben ser alejadas de sus familias.
Sin embargo, Fernández Mañueco avanzó que enviarán al Gobierno ese listado, en el que ya se trabaja, y que avanzó incorporará no solo infraestructuras autonómicas, sino también municipales. Además, señaló que el Gobierno aceptó su petición de que las comunidades intervengan en el diseño y planificación de la fase de salida de la cuarentena, ya que además Sánchez les comunicó que no será uniforme para todo el país.
Garantías

Igualmente, el presidente de la Comunidad sostuvo que la Junta quiere que se haga con «todas las garantías», lo que en su opinión requiere que el Gobierno tenga en cuenta la opinión de los expertos y profesionales de Castilla y León que conocen el territorio, para que la salida del confinamiento se adapte las características de cada zona, puesto que podría aplicarse -dijo- por provincias, localidades o incluso distritos urbanos.
De la misma forma, Mañueco exigió test masivos a toda la población, algo -recordó- ya prometido. «Son fundamentales», dijo para conocer qué personas, en la siguiente fase, están contagiadas. Aunque se ha anunciado que entre ayer y hoy se distribuirán un millón de estas pruebas, el presidente de la Junta aseguró que Sánchez no les había precisado nada al respecto en la reunión mantenida.
Además, reclamó que se suministren mascarillas a toda la población para que si se autorizara la salida a la calle lo puedan hacer con garantías de «protección». Sobre esta cuestión, el presidente de la Junta recalcó que el Gobierno debe enviar un mensaje«claro y coherente», para saber si «son necesarias» para la vida cotidiana de las personas o no.
Por último, el presidente de la Junta demandó transparencia al Gobierno central sobre el material que entrega a las comunidades para que no haya «sorpresas». Así, Mañueco recalcó que la salida del confinamiento al que está sometido la ciudadanía debe de ser «ordenado» por lo que defendió que el Ejecutivo de Sánchez trabaje «codo con codo» con las comunidades, algo que celebró fuera aceptado por el presidente del Gobierno.