Estudian la viabilidad de la biomasa en el área de Garoña

A.C.
-

Los catorce municipios más cercanos a la central, comandados por el Valle de Tobalina, han presentado a la Viceconsejería de Economía y Competitividad los 14 proyectos prioritarios de la estrategia de dinamización

Estudian la viabilidad de la biomasa en el área de Garoña

En enero de 2019 fue presentada públicamente la Estrategia de Dinamización de la Zona de Garoña ante la entonces consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo. En el papel plantea 22 grandes proyectos y 119 millones de inversión, que están por llegar. Poco más de un año después y después de tres reuniones de trabajo con representantes de la Consejería de Economía y Hacienda y la Viceconsejería de Economía y Competitividad durante los pasados meses de diciembre, febrero y el pasado lunes, los catorce municipios que promovieron el documento ya han presentado en Valladolid sus prioridades y se han puesto manos a la obra para ir al detalle de 14 de los 22 proyectos de la estrategia. Una de las primeras iniciativas en la que van a trabajar es la redacción de un estudio de viabilidad técnica y económica que arroje luz sobre las posibilidades de éxito que tendría la creación de un Centro de acopio de biomasa.
Desde la nueva Oficina Técnica de la Estrategia de Dinamización, Roberto López de Eguilaz, destaca la "buena sintonía" que ha habido con la administración regional, la cual ha mostrado su predisposición a colaborar desde sus diferentes áreas y direcciones generales en todo lo necesario para la confección del estudio citado y la materialización de otros proyectos, aunque todavía "no hay compromisos firmes de apoyo económico". Esta colaboración continuará y ya está fijada una nueva reunión en Valladolid para abril. En el estudio de la biomasa se implicarán la dirección general de Energía y Minas de la Junta de Castilla y León, así como las vinculadas a Medio Ambiente y Agricultura, entre otras áreas.
Las potencialidades forestales del parque natural Montes Obarenes-San Zadornil, en tierras burgalesas, y del Parque Natural de Valderejo, en las alavesas, es indiscutible. La limpieza de los montes, además de generar un recurso económico favorecería la prevención de los incendios, pero es necesario contar con todos los datos para saber si el Centro de acopio de biomasa puede ser viable y de ahí seguir avanzando hacia la transformación de esa biomasa en pélet o en electricidad.
Por su conexión con el proyecto de la biomasa, la gestión de áreas forestales será otra de las prioridades, tal y como ha decidido el Comité Mixto de Gestión, integrado por representantes de los ayuntamientos del Valle de Tobalina, Frías, San Zadornil, Bozoo y Lantarón, así como del Ceder Merindades, Adeco Bureba, ADR Añana y Sodebur. Del análisis pormenorizado de la gestión forestal penden otras dos prioridades, la potenciación de la ganadería extensiva y las razas autóctonas y el desarrollo de polos agroalimentarios. El estudio de las posibilidades de la energía hidráulica como recurso económico es otra de las tareas prioritarias.
En el sector turístico, para el que la Estrategia de Dinamización de la Zona de Garoña planteaba cinco grandes medidas, se dará prioridad a trabajar con un programa de calidad turística. Una de las posibilidades es sumarse a la fórmula de las cartas europeas de turismo sostenible, aunque está por decidir qué marca de calidad se elegirá. La que se determine será la "hoja de ruta", como señala López de Eguilaz, que marcará el camino para desarrollar el resto de proyectos del sector turístico, como la creación de productos turísticos entorno a los senderos, el agua y la ornitología o un programa de inversiones para alojamientos. De momento, el Parque Temático con la energía como protagonista se queda entre los proyectos con menos prioridad.
La búsqueda de nuevas economías también será otra de las prioridades sobre la base de tres iniciativas, la potenciación de los parques empresariales del Valle de Tobalina, Pancorbo, Lantarón-Zubillaga y Valdegobia; la potenciación de economías verdes, circulares, etc; y la creación de una cátedra de nuevas economías, en la que se impliquen las universidades de Burgos y el País Vasco.
brecha digital cero. Pero si algo preocupa y mucho en el territorio ubicado en los diez kilómetros del radio de acción de Garoña es la brecha digital, "básica y prioritaria", como la define el responsable de la Oficina Técnica. Reducir a cero la distancia entre los núcleos urbanos y los catorce municipios del área de la central será el objetivo. Muchos de ellos       -se salvan los alaveses-, tienen grandes dificultades, ya no solo con internet, sino con la telefonía móvil, al seguir con el 3G, e incluso para sintonizar canales de televisión.
La fibra óptica ha esquivado a estos municipios y por ello el plan será mantener encuentros con las empresas de telecomunicaciones con el fin de conocer qué motiva su desinterés por invertir en estos municipios, a pesar de las ayudas que ofrece el gobierno regional. Muchos pueblos del entorno siguen tirando de satélite para conectarse a internet, lo que da escasa velocidad y elevados costes. Si las empresas de telecomunicaciones siguen sin ver viable acercar la fibra óptica a los pueblos de estos municipios, López de Eguilaz avanza que se trabajará en "buscar alternativas tecnológicas".
Al mismo tiempo, la zona de Garoña ha establecido entre sus prioridades lograr incentivos para favorecer la inversión y la residencia en el medio rural, además de buscar apoyos económicos que compensen la disminución de ingresos que el cierre de la central va a conllevar para los ayuntamientos.