Muerte al traidor

Marta G. Cuéllar
-
Tras la batalla en el alto de la colina, los vencedores trasladan al centro del pueblo al Judas, donde será juzgado y quemado. - Foto: Alberto Rodrigo

Los vecinos escenifican mañana la lucha entre el bien y el mal que acaba con la quema del Judas

Mañana sábado los habitantes de Villadiego recorrerán las calles y parajes de la localidad para celebrar su tradicional fiesta de El Judas, recuperada hace 17 años gracias a la iniciativa del Grupo de Teatro Espliego. Las calles volverán a llenarse para rememorar una tradición, para unir a los vecinos de una localidad en un proyecto mucho más que cultural, pero sobre todo, para acabar en una fiesta que nunca debió perderse.

El origen de esta tradición, una de las más populares y de más arraigo, seguramente tiene sus raíces en los ritos por los que las primeras civilizaciones celebraban el año lunar, ritos de muerte y resurrección de la naturaleza. Sin embargo, también se dice que viene a significar el paso de la austeridad, la seriedad y el intimismo de la Semana Santa a la fiesta, la burla, la risa y la alegría de la Resurrección.

La fiesta comenzará a medio día, cuando el Judas llega a la villa con los desarrapados y alborotarán al pueblo con sus gritos y ruidos, en un intento por buscar aliados para, más tarde, defender al Judas de los ejércitos del Rey. Por la tarde, será el Rey quien pase revista a las tropas, mientras le solicitan beneficios para el pueblo. Al negarlos, se plantearan diversas batallas y escaramuzas en lo alto de la colina, pólvora, disparos y redoble de tambores. Judas es capturado y trasladado preso a la Plaza Mayor de Villadiego, donde se le juzgará.
Judas acaba siendo declarado culpable y condenado a la hoguera, sin embargo, antes de la quema de Judas, el Rey invitará al pueblo a viandas, para celebrar su victoria, todo ello ambientado por la banda de música.

Serán las mujeres de intendencia de los ejércitos quienes repartan en los soportales de la plaza villadieguense el convite del Rey, pan, queso, chorizo, vino...

La quema de Judas -aquí representado por un pelele- tendrá lugar en la Plaza Mayor, tras la que se iniciará un desfile por las calles más céntricas de la villa, donde estarán colocados de manera estratégica péndulos de fuego, bengalas y tracas de ruido, sin que falten carretillas de fuego y petardos. Con la quema del traidor, cuenta la tradición, desaparecen las rencillas, las estafas, los robos y las envidias, y se resucita a una nueva vida.

 

PROGRAMA
12:30 horas. Bulla de los Cadenas. Los desarrapados llegan, acompañados por El Judas, al corazón de la villa, donde alborotarán al pueblo intentando buscar aliados para defender al Judas de los Ejercitos Reales.

18:30 horas. El Rey pasa revista a las tropas. Los huestes de los Miñones, con la Chufla de la Llorona, solicitará del monarca beneficios para el pueblo. La pólvora, los disparos y el redoble de tambores serán los protagonistas. Tras la captura al Judas se le trasladará preso a la Plaza Mayor, donde se le juzgara. Antes de ello, el Rey, para celebrar su victoria, invitará al populacho a viandas.

21:30 horas. Quema del Judas. Comienza el desfile por las calles del casco histórico, donde habrá péndulos de fuego, bengalas y tracas. Los gritos y la danza sembrará el caos. Los demonios y malos espiritus danzarán con el fuego augurando su final. Un mundo gris y caduco se acaba y comienza otro lleno de vida.