Una chispa tras un intento de robo pudo provocar el fuego

F.L.D.
-

Miembros de la Científica de Burgos y Valladolid trabajan en esclarecer las causas del siniestro del garaje de la calle Vela Zanetti, que se originó en un coche de alta gama

Una chispa tras un intento de robo pudo provocar el fuego - Foto: Jesús J. Matías

Una vez pasado el susto y el disgusto con el que los vecinos de varios bloques de la calle Vela Zanetti se levantaron en la madrugada del pasado domingo alertados por las llamas que devoraron buena parte de su garaje, ayer comenzaron las labores de investigación y reparación de los daños ocasionados. Desde primera hora de la mañana del lunes, miembros de la Policía Científica de las Comisarías de Burgos y Valladolid, ayudados por una dotación del Cuerpo de Bomberos, trabajan en esclarecer las causas que provocaron el siniestro.
Lo único claro hasta el momento es que el origen del fuego estuvo en un coche de alta gama de la marca Infiniti que quedó reducido a cenizas en pocos minutos. Las llamas se desplazaron rápidamente y arrasaron un Mitsubishi y una motocicleta, ambos aparcados en la plaza contigua. Pudo haber sido mucho peor si al lado de estos dos aparcamientos hubiera algún otro vehículo  estacionado en ese momento. «Esa ha sido la única suerte, porque si no habría caído toda la hilera», señaló uno de los vecinos más afectados por el siniestro que en el día de ayer estuvo muy pendiente de los trabajos de la Policía.
Una vez cerciorados de que el foco inicial fue el mencionado vehículo, los encargados de la investigación se centran ahora en esclarecer cuál de las diferentes hipótesis que se barajan fue la que originó el incendio. Las líneas de investigación son tres: un cortocircuito que se produjo de manera fortuita, un fuego provocado por algún tipo de acelerante o una ignición surgida de una chispa tras una manipulación de los cables de arranque y de alarma en un intento de robo del Infiniti.  

[más información en la edión impresa]