scorecardresearch

La reparación de la calle Vitoria «no será cosa de dos días»

Á.M. / Burgos
-

Las empresas y el Ayuntamiento todavía no han hablado de la indemnización a pagar

La agenda del equipo de Gobierno se abrió ayer con una reunión con las empresas adjudicatarias de la obra del bulevar (Copsa y Aroasa) pero no fue para analizar la marcha de la ejecución del proyecto, sino para diseñar su entierro. El compromiso es ahora el de reponer la calle Vitoria a sus condiciones habituales y eso implica tapar las dos zanjas que ya se habían abierto.

Una de ellas, la más llamativa y la que marca la ‘zona cero’ de las protestas, se corresponde con el aparcamiento subterráneo, mientras que la otra se estaba abriendo para sustituir el colector de aguas y mejorar la red en toda la zona afectada por el proyecto. Ninguna de las dos cosas pasará, así que toca tapar.

«Se han quitado ya algunos elementos dañados y esta mañana (por ayer) se ha firmado el acta de paralización de la obra; ahora toca valorar cómo se ejecuta el llenado, pero no será cosa de dos o tres días», advierte el vicealcalde y titular de Fomento, Ángel Ibáñez.

Lo que sí se ha empezado a hacer es el vallado de seguridad, algo que ha sido posible después de la que ‘asamblea’ decidiera mudarse a la fuente de Santa Bárbara, liberando la entrada al área de trabajo. Alguna maquinaria se encargó de esta «limpieza previa» y lo hizo sin incidente alguno, algo que también querían constar las empresas adjudicatarias, que no estaban dispuestas a acercar un camión hasta que haya garantía de seguridad.

Ese es ahora el objetivo, al que seguirá la conclusión de la rotonda que se construye en la confluencia de calle Vitoria con Juan Ramón Jiménez, que si bien formaba parte del proyecto no ha encontrado contestación vecinal.

Por el momento, tanto las adjudicatarias como el propio Ibáñez desmienten que se haya negociado «indemnización alguna». «A pesar de que ya circula por ahí alguna de las muchas mentiras que se han difundido, ni está cuantificado ni probablemente se haga hasta no conocer los importes que hay que abonar por hacer la rotonda», dice Ibáñez.

NADA EN DOÑA CONSTANZA. En la reunión sí se planteó la posibilidad de ejecutar otras partes del proyecto con apoyo vecinal, como la calle Doña Constanza, pero el equipo de Gobierno rechazó esta opción.