Sasamón prioriza actuar en la red de aguas y el ARU

F. Trespaderne
-

Del millón de euros del presupuesto, 180.000 se destina a obras en calles y al Plan Especial del Centro Histórico

La consideración de BIC obliga a que todos los proyectos urbanísticos cuenten con el visto bueno de Patrimonio

El equipo de gobierno de Sasamón, a la espera de poder presentar a todo los grupos el documento, una vez se supere el Estado de Alarma y el Ayuntamiento recupere la normalidad, ya tiene elaborado e informado el presupuesto municipal para este año en el que se recogen las prioridades para los próximos meses y se establecen las líneas a seguir para el resto de la legislatura. Una de esas prioridades es dotar al municipio de un Área de Regeneración Urbana (ARU), «y para ello previamente nos tenemos que dotar de un Plan Especial de Casco Histórico», señala el alcalde del municipio, Amando Calzada.
Contar con un Plan Especial del Casco Histórico, indica el regidor, es fundamental para una localidad que está declarada BIC, «porque ahora obligatoriamente todos los proyectos urbanísticos tienen que contar con el visto bueno o autorización de Patrimonio, lo que ralentiza su ejecución», señala Calzada, quien recuerda que cuando ese plan esté aprobado el Ayuntamiento podrá aprobar los proyectos que nos lleguen y también solicitar que la Junta nos conceda un Área de Regeneración Urbana (ARU) para que los puedan acometer los proyectos de rehabilitación de edificios y fachadas con ayudas».
Además de encargar la redacción de ese plan especial, otra de las prioridades que se incluyen en el presupuesto municipal para este ejercicio, que asciende a 1.050.000 euros es la urbanización de varias calles de la villa y la renovación de la red de abastecimiento de las mismas. «En Sasamón tenemos un gran problema con el agua, que es muy caliza, y que la red de suministro es muy antigua y tiene muchas fugas», manifiesta el alcalde, quien considera que «lo ideal sería engancharnos a la red de Burgos ciudad, pero pagaríamos más por las pérdidas de la red que por el consumo. Vamos a seguir renovado la red y cuando la tengamos nueva nos engancharemos a Burgos», matiza.
Para estas actuaciones, es decir para inversiones, el equipo de gobierno destina en el presupuesto de este año una partida de 180.000 euros en la localidad, ya que las juntas vecinales cuentan con sus propios presupuestos. «Es una cantidad importante, aunque todas las obras por ser BIC las tenemos que ejecutar con los estándares que establece Patrimonio y que supone un coste añadido», señala el alcalde, quien también apunta que realizarán mejoras en el centro de salud. «El edificio tiene grietas y humedades en los techos y vamos a actuar con nuestros propios recursos, ya que la Diputación no incluyó el proyecto entre los seleccionados para percibir ayudas de urgente necesidad», afirma Calzada.
Otra de las actuaciones que el equipo de gobierno considera prioritarias es la mejora de las capillas del cementerio, estando previsto habilitar una de ellas y habilitar en una zona del campo santo, que se está quedado pequeño, un columbario, con el fin de ofrecer este servicio.
En el presupuestos también se incluye una partida para continuar con las excavaciones arqueológicas que se están llevando a cabo desde hace años en el municipio, «porque tenemos que seguir investigando en la historia de Sasamón y de España», asegura Calzada, a la vez que recuerda que para este proyecto cuentan con una ayuda de 5.000 euros de la Diputación, con cargo a la convocatoria para este tipo de trabajos que se resolvió hace un mes, «pero el equipo investigador para recibir esa subvención tiene que justificar un gasto de 10.000 euros y ahí estará el Ayuntamiento».
reducir el déficit. Otro de los objetivos del presupuesto para este ejercicio, que solo se reduce en 3.000 euros respecto al de 2019, ejercicio que el Ayuntamiento ha cerrado con un pequeño superávit, es continuar reduciendo el déficit municipal, «que nos encontramos en el 7%, es decir unos 77.000 euros, y que queremos reducirlo a la mitad, es decir al 3,5%», asegura Calzada, quien recuerda que esto lo harán con menos ingresos, ya que al bajar la población de mil habitantes llega menos dinero.