La asamblea exige un local de Pablo Casals al Ayuntamiento o se planteará su ocupación

J.M. / Burgos
-
En la Subdelegación exigieron la absolución de los detenidos. - Foto: Luis López Araico

Le concede un plazo que expira el viernes para recibir una respuesta • La manifestación reunió a algo más de mil personas


La asamblea de vecinos de Gamonal exigió al Ayuntamiento un local en la calle Pablo Casals, el antiguo Aula de Cultura de Caja de Burgos, y le dio de plazo hasta este viernes para que dé una respuesta. En caso contrario volverán a debatir qué postura adoptan, aunque ayer ya se escucharon voces partidarias de hacerlo sin permiso. Según señaló uno de los portavoces, el equipo de Gobierno se ha comprometido a dar una respuesta a lo largo del día de hoy. Ese inmueble ya fue ocupado por la Asamblea 15-M de Gamonal y desalojado y tapiado a finales de 2011.
Lo que sí ocuparán hoy, según avanzaron en el encuentro matinal en Fátima (la nueva ubicación del campamento tras abandonar la zona cero), fue acudir a las oficinas bancarias que fueron apedreadas en los días de mayor agitación y no salir de ellas hasta que se les comunique que renuncian exigir a los detenidos la reparación de los daños causados. Se sabe que el BBVA, una de las cuatro entidades afectadas, ha valorado los desperfectos en 65.000 euros.
Al contrario que en días anteriores, la manifestación, que reunió a algo más de un millar de personas, partió rumbo a la Subdelegación del Gobierno y prosiguió hasta la Casa Consistorial. En el primero de los casos para entregar un escrito en el que reclaman que se retiren los cargos contra los detenidos, para indicar que su protesta ha sido «contra la corrupción y la prevaricación» y para «denunciar la «represión policial». La visita al Ayuntamiento fue para exigir que, a diferencia de en 2005 con Eladio Perlado, se persone como acusación y para pedir el «centro social». Regresaron al barrio a eso de las 21.30 horas sin llegar a concretar si hoy habrá una nueva manifestación.
Fue la consecución del local lo que defendieron como una «prioridad» al entender que necesitar un lugar «para desarrollar la creatividad y que jóvenes y no tan jóvenes realicen actividades».
En los turnos de debate hubo quien se refirió al informe policial publicado por El País, en el que se apunta a grupos anarquistas como responsables de los episodios violentos. Un joven, que se autodefinió como anarquista, acusó a la policía de «querer dividirnos» y defendió que sus ideas «van con el pueblo, no contra él».