scorecardresearch

Las Eras quiere un párking subterráneo en Pedro Alfaro y otro en superficie

C.M / Burgos
-

En Casa la Vega. La asociación sugiere que un espacio ahora muy degradado se convierta en aparcamiento exterior alternativo al que se construye en Las Torres, que pese a encontrarse a tan solo unos metros insiste en rechazar y reclamar como parque

Unos obreros miran cariacontecidos los restos de las protestas. - Foto: Jesús J. Matías

La decisión de enterrar el proyecto del bulevar de Gamonal y la construcción de un parking subterráneo en la calle Vitoria deja las cosas en este barrio en el punto en el que estaban y queda de nuevo sobre la mesa resolver su principal problema, el aparcamiento.

De todos es conocido que los vehículos se dejan en doble o triple fila a cualquier hora del día o de la noche y solo hay que darse un paseo por algunas de las calles para comprobarlo. Esta costumbre hecha norma ya soliviantaba a residentes de otros barrios que sufrían las multas de la zona azul o de la grúa, pero lo está haciendo todavía más tras los incidentes de la última semana. No entienden que se actúe con escasa permisividad dependiendo del lugar de la ciudad en el que se viva o se acude a comprar.

La Asociación de Vecinos Las Eras, la más contraria a la actuación, espera poderse sentarse con el alcalde, Javier Lacalle, lo antes posible para buscar una solución que satisfaga a todas las partes y recuerda que con el anterior proyecto se quitaban 356 plazas de aparcamiento en superficie ‘bien aparcadas’ en la calle Vitoria, así como algunas más en Esteban Sáez Alvarado con la construcción de la rotonda. «Más que solucionar el problema, lo agravaba. Se han hecho las cosas sin cabeza», apuntó Francisco Cabrerizo, su presidente.

En este sentido, acudirán a la cita con algunas propuestas bajo el brazo como la construcción de un aparcamiento subterráneo en la calle Pedro Alfaro y otro en superficie en las traseras de Casa La Vega. La idea del primero, que se ubicaría en la zona del Mercado G-9, parque Buenavista y la biblioteca Gonzalo de Berceo, ya se planteó en 2004 y posteriormente se retomó en 2008 con la propuesta de una empresa para que fuera robotizado, lo que permitía aumentar el número de plazas y hacer una excavación menor. «En esta zona las plazas costarían más baratas que las que se proponían bajo la calle Vitoria porque no hay casas y no habría que hacer grandes muros pantalla. Podrían ser en propiedad, en alquiler o en rotación», apuntó Francisco Cabrerizo, presidente de Las Eras.

Por lo que se refiere al estacionamiento en superficie, la propuesta es hacerlo en una parcela de las traseras de Casa la Vega, que está muy degradada, como alternativa al que se construye en Las Torres, que pese a encontrarse a tan unos metros insiste en rechazar y contemplar como parque.

 Desde la Asociación de Comerciantes Zona G, que aglutina a 180 establecimientos, se insiste en la necesidad de contar con plazas en rotación que permitan el aparcamiento a los no residentes que acuden al barrio a comprar. «Nunca hemos estado ni a favor ni en contra de la parte de arriba. Nos da igual si hay un carril o dos. Cada comercio tendrá su opinión, pero siempre hemos pedido que haya plazas de rotación para que los clientes que vengan de fuera tengan más fácil el acceso», apuntó su presidente, David Ruiz

Zona G está integrada en el Consejo de Barrio de Gamonal, que votó mayoritariamente a favor del bulevar (3 de 21 asociaciones dijeron no), aunque ahora tras el rechazo vecinal no lo tiene tan claro. «Dijimos en la reunión que nos posicionábamos a favor de lo que dijera la mayoría porque debe hacerse lo que quieran los vecinos. Aquí vivimos 60.000 personas y todo lo que sean más plazas de aparcamiento para el barrio es bueno y el que diga lo contrario miente», añadió Ruiz.

alternativas. Desde el Ayuntamiento se sabe que en Gamonal hay un problema serio de aparcamiento. A corto plazo lo prioritario es terminar el aparcamiento disuasorio y gratuito de Las Torres, reparar la calle Vitoria y restablecer el tráfico, pero a más largo hay que pensar en buscar soluciones y aplicar la misma normativa reguladora del tráfico que rige en el resto de los barrios, que pasa por sancionar a quienes no la cumplan, lo contrario sería hacer distinciones.