Las medidas económicas suben la tensión en el Gobierno

L.V. / P.A. (EFE)
-

Podemos insiste en la presión pública para que el Ejecutivo tome medidas "valientes" para apoyar a los más vulnerables y a quienes ya han perdido su empleo por el coronavirus, mientras que los socialistas critican que sigan estirando la cuerda

Las medidas económicas suben la tensión en el Gobierno - Foto: Jose Maria Cuadrado Jimenez

La discusión sobre las medidas para paliar los estragos económicos del coronavirus ha elevado la tensión entre PSOE y Podemos: Los de Pablo Iglesias exigen públicamente "valentía" a Pedro Sánchez mientras los socialistas critican que sus socios de Gobierno estiren la cuerda en este momento de máxima emergencia.

El Consejo de Ministros debe aprobar este martes un segundo paquete de medidas económicas y en Moncloa no quieren que se repita la situación del sábado pasado, cuando se airearon las diferencias internas sobre las actuaciones que se debían poner en marcha.

Lejos de desaparecer, las desavenencias persisten, y Podemos insiste en la presión pública para que el Ejecutivo tome este martes medidas "valientes" para apoyar a los más vulnerables y a quienes ya han perdido su empleo por esta crisis, como le ha dicho el portavoz de la formación en el Congreso, Pablo Echenique, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la conversación que han tenido.

En Moncloa no esconden su malestar por el hecho de que los morados aireasen el sábado las desavenencias del Consejo de Ministros o por el hecho de que se hayan filtrado algunas posibles medidas.

Todo son, por el momento, especulaciones, advierten desde el Ejecutivo, recordando que será el Consejo el que apruebe lo que tenga que aprobar.

Los de Iglesias, no obstante, insisten en defender que este martes se aprueben medidas que se quedaron sobre la mesa el sábado y que consideran irrenunciables por parte de un Gobierno de izquierdas ante una crisis como ésta y señalan que la tesitura está en decidir quién paga los platos rotos de la crisis económica, y ellos no están dispuestos a que sean los mismos que lo hicieron en 2008.

Una renta mínima para las familias durante el tiempo en que dure el confinamiento y la suspensión del pago de la hipoteca y de los alquileres son dos medidas de urgencia que la formación morada considera imprescindibles en esta primera etapa.

Para las empresas con problemas, Podemos reclama implementar los expedientes de regulación temporales frente a los despidos y que se a favorezca la reincorporación al trabajo tras la epidemia.

Según Podemos la bronca interna no es entre PSOE y Podemos sino entre Podemos y ministros "contados" del PSOE, con Calvo y Calviño a la cabeza, que tienen el apoyo de la portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Estarían con Iglesias y Yolanda Díaz los ministros socialistas José Luis Ábalos -secretario de Organización del PSOE- así como José Luis Escrivá -Inclusión, Seguridad Social y Migraciones-, Reyes Maroto -Industria, Comercio y Turismo-, Isabel Celaá -Educación-, José Manuel Rodríguez Uribes -Cultura y Deportes-.

 

Una promesa hecha ya en 2008

Ante la falta de acuerdo sobre las medidas citadas en el seno del Consejo de Ministros del sábado, Podemos ha visibilizado las fricciones. Y el primero en hacerlo fue el propio Iglesias.

"Vamos a seguir trabajando para que se aprueben también, cuanto antes, nuevas medidas sociales para apoyar a las familias y a la gente trabajadora ante esta situación. Ninguna persona debe quedar desprotegida como ocurrió en 2008", escribió Iglesias en Twitter tras el Consejo del sábado al que asistió rompiendo la cuarentena porque Moncloa no le garantizaba su acceso telemático.

Iglesias hacía esta promesa mientras Pedro Sánchez comparecía en rueda de prensa tras un Consejo de Ministros de siete horas, tenso, en el que hubo mucho debate y enfrentamiento del líder de Podemos con las vicepresidentas Nadia Calviño y sobre todo Carmen Calvo, a quien acusan de utilizar artimañas para debilitar a Iglesias.

Sánchez, por su parte, trató en aquella comparecencia de quitar hierro al culebrón interno y aseguraba que el debate entre los miembros del Ejecutivo había sido "enriquecedor" e incluso "sosegado", con una discusión muy detallada sobre la casuística y los instrumentos a utilizar.

Pero también daba un toque a todos los ministros al recordar la a la "discreción y la confidencialidad" que por ley deben tener las deliberaciones del Consejo de Ministros.

Sentido de Estado, lealtad, responsabilidad... Son algunos de los términos a los que apelan desde el ala socialista del Ejecutivo para reclamar otro comportamiento por parte de Podemos.

Lo que desde luego no quieren es que se repita una situación como la del sábado pasado, mientras recuerdan que se debe respetar el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros, que toma las decisiones de forma colegiada.

Y en cualquier caso tampoco comprenden la estrategia de Podemos, porque como miembro del Gobierno se juega lo mismo que los socialistas en la gestión de esta crisis.

Este martes se conocerán las nuevas medidas económicas para paliar la pérdida de empleos. Muchas de ellas habrán sido promovidas por el Ministerio de Trabajo, una de las carteras de Podemos.

Pero lo cierto es que el mando de esta crisis no está en manos de ningún miembro del Ejecutivo perteneciente a la formación morada, porque los cuatro ministros a los que Sánchez ha dado plena potestad para tomar decisiones durante el estado de alarma, los titulares de la áreas más sensibles en este momento -Sanidad, Interior, Defensa y Transporte- son socialistas.