A pie de fábrica

I.L.H.
-

El Grupo Eme realiza todo el proceso de elaboración de los calcetines solidarios: desde adaptar el diseño al etiquetado, pasando por su tejido y planchado. Los ejemplares de ELACyL fueron un éxito; los de Atapuerca estarán a la venta el domingo

A pie de fábrica - Foto: Valdivielso

GALERÍA

Así se hace un calcetín solidario

Si adquiere cualquiera de los calcetines de la campaña solidaria 'Deja Tu Huella' sepa que en su confección han participado una decena de profesionales que solo piensan en mimar sus pies. Llevan haciéndolo a diario desde 1983, pero en este caso han puesto aún más cariño, dado que son unos calcetines solidarios en los que están involucradas firmas, entidades y asociaciones burgaleses: "Desde el primer momento quisimos formar parte de esta campaña. Trabajamos con todo tipo de clientes, desde Inditex o El Corte Inglés a otros más pequeños. Hacerlo de la mano de Diario de Burgos y CaixaBank es una garantía, y formar parte de un proyecto solidario, un orgullo", sostiene Luis Miranda, gerente de Grupo EME, la empresa de Pradoluengo que fabrica los calcetines. 

Con los diseños que le facilitó Diario de Burgos, el trabajo de Grupo EME comenzó determinando los materiales (80% de algodón) y traduciendo las imágenes al lenguaje del calcetín. "Nuestra cadena de valor comienza con el diseño", apunta Miranda, que tiene en Andrea Rodríguez su mano derecha para esta tarea. "Una de las ventajas del algodón peinado es que tiene una amplia gama de colores. Y es un producto muy extendido, de manera que los proveedores tienen un gran almacenaje, algo importante a la hora de diseñar y fabricar", apunta la creadora.

Los modelos del Burgos CF y el baloncesto San Pablo han sido los más complicados "porque los escudos tienen detalles muy pequeños y hay que reducirlos a la escala de las puntadas. El más fácil de adaptar ha sido el de ELACyL".

- Foto: Valdivielso

El siguiente paso es la fase de tejido. En la máquina textil circular se colocan los hilos de los colores que se requieran y las agujas que se necesiten: "Cuantas menos agujas se usen el calcetín será más grueso (el de lana de toda la vida utiliza entre 48 y 72 agujas; un panty de mujer, entre 300 y 450; y estos calcetines concretamente necesitan 168 agujas", apunta Manuel Martínez, de MMZSocks, en cuyas instalaciones EME tiene las máquinas. En cuanto a los colores, los modelos solidarios son a 3 tintas.

Ocho minutos por par. Un ejemplar sin casar tarda entre tres y cuatro minutos en salir tejido de la máquina; por lo tanto se necesitan ocho para obtener el par. Pero el calcetín todavía no estará terminado. Falta coser la puntera, algo que hay que hacer una por una.

Dependiendo de la composición, los calcetines se lavan (si son de lana) o se vaporizan (como en este caso) para que la lycra saque todas su propiedades elásticas. Tras la plancha y el control de calidad, los pares viajan a las naves de la empresa en Villalonquéjar para el etiquetado y distribución.

Desde ahí llegarán a los puntos de venta de Diario de Burgos. Los de ELACyL están disponibles hasta este jueves y en los próximos domingos, por este orden, se pondrán a la venta los de la Fundación Atapuerca (a favor de Afabur); VIII Centenario de la Catedral (Cáritas), Burgos CF (Párkinson) y San Pablo (Autismo).