scorecardresearch

Vadillos se harta del vandalismo nocturno

H.J.
-

Los vecinos hablan de un «deterioro del barrio» con altercados habituales y culpan tanto a la permisividad policial como a un local hostelero, quien asegura no poder controlar lo que sucede en la calle. «Da auténtico miedo», aseguran

Vadillos se harta del vandalismo nocturno

Los vecinos de las calles Conde Don Sancho, Diego Laínez, Conde Lozano y Alonso de Cartagena no pueden más. Están hartos de soportar trifulcas, voces, ruidos, destrozos y suciedad por el vandalismo asociado al ocio nocturno que soporta el barrio desde hace varios años y que ha ido a más a lo largo de los últimos meses, a raíz de la pandemia. Tras recabar la opinión de decenas de habitantes del entorno, han elaborado un escrito público en el que denuncian «el deterioro» del entorno, algo que se inició hace varios años pero que ha «empeorado gravísimamente» desde la autorización para colocar terrazas en la vía pública que provoca la permanencia hasta altas horas de la madrugada de jóvenes que acaban gritando, peleándose y destrozando tanto el mobiliario público como bienes privados del entorno más inmediato, donde también ha resultado afectados un centro de día de personas mayores y la fábrica y despacho de patatas artesanas Eloy Acero.

Hablan de más de 200 vecinos afectados de forma directa y de cientos de llamadas efectuadas tanto a la Policía Local como a la Policía Nacional a lo largo de los últimos meses. «Esto se ha convertido en una cuestión de salud pública y seguridad ciudadana», aseguran. Hablan abiertamente de «delincuencia urbana» y reclaman una actuación ante lo que consideran una «incomprensible laxitud y permisividad de las autoridades», citando expresamente a los responsables municipales y policiales.

(Más información en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)

Vadillos se harta del vandalismo nocturnoVadillos se harta del vandalismo nocturno