scorecardresearch

El conductor del siniestro mortal de Mena sigue en prisión

A.C. / Maltrana
-

El Juzgado de Villarcayo ya ha pedido a las partes los escritos de defensa y acusación sobre el vecino de El Berrón que conducía ebrio por la CL-629 el 18 de mayo cuando murió Alba Loreto Vargas, de 34 años

El cuadriciclo que conducía la víctima quedó destrozado. Con ella también viajaba su hijo de 4 años, que resultó herido leve. - Foto: A.C.

El 18 de mayo, poco después de las ocho y media de la tarde, perdió la vida la joven Alba Loreto Vargas cuando viajaba por la CL-629, a la altura de Maltrana. El conductor del vehículo que impactó frontalmente contra su cuadriciclo arrojó una tasa de 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, más del doble de lo permitido. Ocho días después volvió a ser detenido por la Policía Autónoma por conducir nuevamente bajo los efectos del alcohol, al dar 0,62 mg/l. Su segundo delito contra la seguridad vial en apenas una semana le llevó a entrar en prisión provisional sin fianza y desde entonces permanece encarcelado debido a su «peligrosidad» en la carretera, así como «al total desprecio por las normas y  por la integridad física de terceras personas», según indica el auto de la Audiencia Provincial en el que se rechazó la petición de puesta en libertad realizada por su defensa.

El cuadriciclo que conducía la víctima, quien falleció prácticamente en el acto, quedó hecho pedazos. El informe de atestados de la Guardia Civil indica que aquel día el investigado presentaba «una actitud y comportamiento nervioso y desafiante;vestidos sucios, desarreglados y con olor a alcohol;habla pastosa; expresión verbal con incoherencias...» y aún así se puso al volante. A consecuencia del accidente fue ingresado en el Hospital de Basurto en Bilbao y el 23 de mayo se le dio el alta. Tres días después, el 26 de mayo, la colaboración ciudadana sirvió para que la Policía Autónoma Vasca le diera de nuevo el alto poco después de las diez de la noche, esta vez a los mandos de una motocicleta con la que circulaba por Balmaseda «de forma irregular, dando bandazos y  sin mantener una línea constante», según indica el auto de la Audiencia Provincial. De nuevo superaba la tasa de alcohol permitida de largo.

El magistrado de la Audiencia señala que «en un periodo de una semana comete dos delitos contra la seguridad vial, no ocasionando el segundo de ellos un resultado tan fatídico como la muerte de una persona, quizás por la actuación de la Policía Autónoma Vasca».

Celeridad en la justicia. Ahora, este vecino de El Berrón, de 65 años de edad, se enfrenta a la posible «comisión de un delito de conducción de vehículos a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas en concurso con un delito de homicidio por imprudencia grave». El Código Penal establece para estos delitos penas de entre dos años, seis meses y un día y cuatro años de prisión. El Juzgado de Villarcayo, que está instruyendo el caso con celeridad, ya ha solicitado al ministerio fiscal y a las partes que presenten los escritos de acusación y defensa, y soliciten la apertura del juicio oral o el sobreseimiento del caso.

El fiscal también se opuso a la puesta en libertad del conductor, que según la Audiencia Provincial sigue en prisión para «evitar un riesgo importante de reiteración delictiva», dado que ha quedado «acreditada una reiteración y peligrosidad en la comisión de delitos contra la seguridad vial».