Homenaje de lo más folclórico, con himno y todo

I.M.L.
-

Marta (14 años), Julia (11) acompañan la dulzaina de su padre Héctor y se atreven con jotas, pasodobles y otros temas en el balcón familiar de Aranda

El confinamiento no les impedía ensayar juntos pero ellas tuvieron la idea. «Después de ver en la tele lo que hacía la gente le dijimos a nuestro padre que si podíamos salir nosotros también», explica Marta (14 años), que comparte el mérito con Julia (11 años).

Y dicho y hecho, ahora salen casi todos los días, primero acompañando con la percusión la dulzaina de su padre, pero están preparando un repertorio menos folclórico con sus instrumentos.

«Empezamos con el Himno de Aranda antes de los aplausos, para la gente salga», explica Julia, y Marta continúa el relato «entonces dejamos los instrumentos y aplaudimos porque esa es la cosa, dar nuestra música para los sanitarios que están dando la cara, y acabábamos con una canción típica, una jota, Paquito el Chocolatero o Sol y Sombra, que la gente incluso se animó a cantar».

Marta, Julia y Héctor.Marta, Julia y Héctor. - Foto: DB