Montefibre busca socios en Estados Unidos 

R.C.G.
-

Alfonso Cirera ha reconocido a la plantilla que ya no puede aportar más dinero y que el futuro de la factoría depende de la llegada de capital externo o de ayudas públicas

La factoría de Miranda depende de la llegada de capital externo para sobrevivir. - Foto: Jesús J. Matías

La situación económica de Montefibre obliga a buscar nuevos inversores, ya que en las condiciones actuales, la planta no puede sobrevivir mucho tiempo. La compañía no puede hacer frente al calendario de pagos y el intento de renegociación con los acreedores no ha dado el resultado esperado, así que la única alternativa para garantizar la viabilidad es encontrar socios de viaje. 

Alfonso Cirera ha reconocido a la plantilla que ya no puede aportar más dinero y que el futuro de la factoría depende de la llegada de capital externo o de ayudas públicas. En este sentido, la tabla de salvación podría estar en Estados Unidos, ya que según el presidente del grupo Praedium hay contactos avanzados con una de las empresas más importantes del sector de fibra de carbono de dicho país. 

Además, Montefibre aguarda la respuesta del Gobierno sobre el Plan Perte y el Feder, que supondrían una importante inyección económica, a la vez que ha solicitado una nueva moratoria de la primera parte del Reindus. 

Los problemas de liquidez de Montefibre repercuten directamente en la plantilla, que ve con incertidumbre su futuro laboral. Los reiterados impagos han incrementado el malestar entre los trabajadores, aunque la compañía  confía en recibir en los próximos días los ingresos correspondientes a la electricidad y poder abonar al menos una paga extra y una nómina. De momento, se mantiene la incógnita respecto a la convocatoria de otro ERTE.