Un ataque cibernético detiene la fábrica de Hydro en Miranda

RAÚL CANALES
-

La multinacional trabaja para solucionar un hackeo que ha afectado a las factorías que tiene en 40 países. La plantilla mirandesa no pudo ayer ni encender las máquinas y no sabe cuándo podrá retomar la actividad en Bayas

Un ataque cibernético detiene la fábrica de Hydro en Miranda

La empresa Norks Hydro sufrió ayer un ataque cibernético que ha obligado a parar su planta mirandesa. Aunque por el momento se desconoce el alcance exacto del virus informático, ya que los servicios técnicos de la multinacional están trabajando para encontrar una solución, el hackeo no solo ha afectado a la factoría que la compañía tiene en el polígono de Bayas sino al sistema tecnológico que la firma utiliza en todos los países en los que tiene presencia.  En concreto Hydro cuenta con sucursales en cuarenta lugares repartidos por los cinco continentes.
De momento, los cerca de 200 operarios de Miranda no pudieron desempeñar ayer sus tareas con normalidad y algunas fuentes aseguran que la actividad quizá no se  retome hasta finales de semana, lo que supondría un contratiempo importante para esta compañía dedicada a la transformación del aluminio. De todas formas, son plazos estimados, ya que por el momento reina la incertidumbre entre la plantilla a la espera de las noticias que van llegando desde la matriz noruega, que aseguraba ayer en un escueto comunicado emitido desde su sede en Oslo que está trabajando para «contener y neutralizar» el ataque, una información que se espera que pueda ir ampliando a lo largo de las próximas horas.
Asimismo, también se matizaba desde la compañía que en ningún momento se ha visto afectada la seguridad de sus trabajadores y que aún es pronto para evaluar el impacto financiero y operativo, aunque el valor de las acciones de la multinacional cayó ayer un 2% en la bolsa de Oslo.
Por lo poco que ha trascendido, el ataque comenzó en la tarde del lunes y se intensificó durante la noche, por lo que ayer los empleados de la planta mirandesa cuando fueron a trabajar se encontraron con la imposibilidad de encender los ordenadores y hacer funcionar las máquinas.
Aún así permanecieron en las instalaciones realizando tareas menores, aunque la producción no se podrá retomar hasta que se reparen los sistemas informáticos que han sufrido el ataque cibernético.
Y es que debido a la acción de los hacker, la compañía ha tenido que parar totalmente la producción de varias plantas de extrusión de aluminio en las que fabrica componentes para automóviles, constructoras y otros sectores, mientras que otras de sus fundiciones están siendo operadas de manera manual para minimizar las pérdidas. Es el caso, por ejemplo de las factorías ubicadas en Brasil o Qatar.
En los últimos años los hackeos contra grandes corporaciones se repiten con relativa frecuencia, lo que ha encendido la alarma entre las multinacionales ante una nueva forma de delito que provoca perdidas millonarias en las empresas que lo padecen. Norsk Hydro es uno de los líderes del sector del aluminio en el mundo, cuenta con 36 mil empleados y registra ventas por unos 19 mil millones de dólares.