El PET-TAC del HUBU se retrasa

G.G.U.
-
El PET-TAC del HUBU se retrasa

No hay fecha para la puesta en servicio del PET-TAC, el pasado enero prevista para 2020. «Se está definiendo el alcance de algunas obras con la concesionaria», dijo ayer Sáez Aguado, en el congreso de Medicina Física y Protección Radiológica

El consejero de Sanidad en funciones, Antonio María Sáez Aguado, admitió ayer que no hay fecha para la puesta en marcha en el HUBU del equipo más avanzado del mercado para el diagnóstico de cáncer e infecciones, el PET-TAC. «Se está trabajando en ello. La sociedad concesionaria y el hospital están determinando el alcance de algunas obras y esperemos que podamos disponer de ello con la mayor rapidez posible», dijo Sáez Aguado, recordando que el modelo de gestión del hospital de Burgos obliga a que la empresa propietaria del inmueble y del equipamiento, Eficanza, asuma el importe de la tecnología (alrededor de 2,6 millones) y de la reforma del espacio reservado para ello en el complejo desde la apertura;una obra que no ha empezado y que, por lo tanto, compromete que se pueda mantener la fecha de puesta en servicio para el 2 de enero de 2020, como confiaban los servicios de Medicina Nuclear y Radiofísica.
El titular de Sanidad en la región en los últimos ocho años hizo estas declaraciones en la inauguración del sexto congreso conjunto de las sociedades españolas de Medicina Física y de Protección Radiológica, que ha congregado en el Fórum a 700 especialistas en estas materias. El objetivo es abordar novedades en relación con la radiación desde todos los puntos de vista:médico, industrial, docente, investigador e incluso normativo. Sin embargo, durante la apertura oficial del encuentro científico se destacó que es un ámbito que cada vez tiene más peso en los hospitales, donde está experimentando un desarrollo muy rápido.
El presidente del Comité Científico y a su vez responsable de Radiofísica en el HUBU, Javier Sánchez, recordó, de hecho, que «la radiación existe desde hace 14.000 millones de años, pero hasta hace 124 años nadie se preocupaba por este fenómeno. Y en este tiempo hemos pasado de desconocerlo totalmente a no entender un hospital sin radiación». De ahí que el jefe de Medicina Nuclear en el HUBU, Juan José Duque, siempre haya afirmado, en público y en privado, que el complejo burgalés debió iniciar su andadura con el PET-TAC instalado. Solo hay uno en Salamanca.
La Tomografía por Emisión de Positrones (PET) es una prueba diagnóstica no invasiva, que emplea material radioactivo en pequeñas cantidades para obtener imágenes que permiten evaluar las funciones de órganos y tejidos. Puede acompañarse de un escáner (TAC), como es el caso, y obtener unas imágenes más precisas del organismo, al servirse de tecnología avanzada en Medicina Nuclear y en Radiología. Esta combinación hace del PET-TAC la mejor herramienta para el diagnóstico y seguimiento de tumores, por lo que el 90% de su actividad es para Oncología, pero también tiene aplicaciones para otras áreas, sobre todo Cardiología y Neurología.
Hace más de año y medio que Sacyl autorizó la compra de este equipo para Burgos y, en principio, se escogió un modelo de lo más avanzado del mercado; un modelo que solo se ha instalado en Barcelona, Valencia y Santiago de Compostela. Sin embargo, la autorización de instalación no ha llegado y tampoco han podido comenzar las obras, que durarán unos seis meses. A eso hay que añadir un mes de montaje y otro para la formación del personal.