Las cofradías de Miranda esperan voluntarios de última hora

R.C.G.
-
Las cofradías de Miranda esperan voluntarios de última hora - Foto: Gonzalo Angulo

Las tallas de La Flagelación y el Nazareno necesitan costaleros para la procesión de esta tarde

El problema se repite desde hace años, pero lejos de solucionarse, cada vez se agrava más. La falta de relevo generacional y la escasa implicación de los feligreses ponen en peligro la salida en procesión de algunos pasos. De hecho que La Flagelación y el Nazareno recorran las calles de la ciudad esta tarde (20.30 horas desde Santa María) dependerá de que aparezcan voluntarios de última hora para portarlos. «Siempre se anima alguien en el último momento», confían los cofrades, acostumbrados ya a esta incertidumbre. A veces han sido las UCAS de Arrate las que han echado una mano, en otras ocasiones la colectividad latinoamericana, pero «vamos a salto de mata y algún año no vamos a poder sacar todos los pasos», lamentan.

Algunas cofradías entienden que para atraer a más costaleros es necesario revitalizar la Semana Santa mirandesa, lo que pasa por incrementar el número de procesiones, que ahora se limitan solo a Viernes Santo. Es una idea que vienen trasladando hace tiempo a las parroquias locales, al considerar que es la única forma de que a medio plazo se recupere el esplendor, pero su propuesta no ha sido respaldada. «Hay mucha gente de Miranda que el jueves se va a Haro», afirman desde el Santo Sepulcro. Y es que Semana Santa «no se prepara en cuatro días» por lo que muchos no ven recompensada su dedicación con una sola jornada de procesiones y se van a vivir estas fechas a otras ciudades con más devoción. Esta fuga se traduce en que las cofradías locales cada vez cuentan con menos integrantes.

Las tallas mirandesas no tienen nada que envidiar en cuanto a valor artístico a las de otras localidades, pero quedan pobres por la falta de adornos florales, tronos y mantos. «Hay que vestirlas más y eso cuesta dinero, apuntan. Además salvo el Cristo Yacente, que es portado a hombros por 24 costaleros, el resto de imágenes salen en pataformas motorizadas, lo que también resta vistosidad a la procesión.