Las agencias de viaje resisten a internet con 5 aperturas

B.G.R.
-

A finales de 2019, se contabilizaban 96 establecimientos, de los cuales solo 12 operan a través de la red. Tanto la Junta como la patronal del sector comparten que los clientes valoran las garantías que ofrecen

El mayor bajón en el número de negocios se dio en el periodo que va de 2010 a 2015. - Foto: Patricia

Reservar un viaje a través de internet se ha convertido en algo habitual, aunque no siempre generalizado. El auge de las nuevas tecnologías puso en jaque a las agencias tradicionales que se han dedicado a este cometido. Algunas no pudieron competir con ese gigante y las nuevas formas de reservar. Otras, sin embargo se han mantenido en el tiempo e incluso se han producido nuevas aperturas. Los datos de la última década atestiguan estas variaciones, con un claro descenso de la actividad en el primer lustro y una recuperación en el segundo.

A 31 de diciembre de 2019, la Consejería de Cultura y Turismo tenía inscritas en su registro un total de 96 negocios, cinco más que en 2015, o lo que es lo mismo, un crecimiento porcentual del 5%. De ese total, 84 tienen sede física y las otras 12 son online. Este aumento es similar al de la media regional, situado en el 4%, y revela un incremento generalizado, salvo en dos provincias. Una de ellas es Ávila, que ha perdido 10, y el otro Segovia, con una menos. En el resto la tendencia resulta también positiva y cabe destacar las subidas de Valladolid, con 10 más; Salamanca, nueve; Palencia, cuatro; León, dos. Soria se mantiene en la misma cifra (12).

La estadística cambia en todos los territorios si se retrocede en el tiempo, ya que desde 2010 el saldo de apertura es negativo, en concreto de un 9% menos de negocios. Ese año había en Burgos 104 agencias de viajes, un 8% más que el pasado, y 109 al siguiente. A partir de ahí, el número fue bajando de forma progresiva hasta las 90 contabilizadas en 2017. "Una de las causas de esta disminución ha sido el mayor desarrollo de formas alternativas de reserva de viaje por internet; El periodo hasta 2015 es en el que se experimentó mayor impacto", explican fuentes de la Consejería.

El departamento regional considera que a partir de ese ejercicio las agencias "han sabido responder al descenso de su demanda y han reorientando su actividad, ofreciendo un producto distinto a los clientes, lo que refleja que en los últimos años se observe un incremento anual de su número". La Consejería apunta que su experiencia ha supuesto que "se valoren las mayores garantías que les ofrece contratar sus servicios a través de una agencia, frente a una contratación con plataformas digitales vía online". De igual forma, añade, que "son las que ofrecen un mayor abanico de posibilidades en recorridos de larga distancia o en paquetes de destinos combinados".

La patronal provincial coincide con lo que muestran los datos. La vicepresidenta de la Asociación de Empresarios de Agencias de Viajes (ABEAV), Gema Alonso, precisa que en 2018 tan solo se registró un cierre. Reconoce, asimismo, que el sector "intenta adaptarse a las nuevas tecnologías" y sostiene que "la opinión generalizada de que la venta por internet es más económica no siempre es certera".

Precios parecidos. "Estamos igualados porque todos trabajamos con buscadores, bien sean hoteles o aéreos, y al final acudimos al mismo sitio, por lo que la diferencia de precio es mínima", precisa Alonso, al mismo tiempo que subraya que ese posible ahorro se invierte en el asesoramiento por parte de un profesional, lo que hace que haya clientes que siguen prefiriendo acudir a un negocio físico "porque se sienten respaldados por la opinión de éstos", remacha.
Lo que sí ha podido variar en su actividad tiene que ver con lo que demandan los usuarios. Es decir, no es lo mismo una escapada al norte de España que un viaje de larga distancia. Al respecto Gema Alonso afirma que existen ciertos productos que no se pueden buscar por internet, poniendo como ejemplo el programa "exclusivo" de la patronal del sector destinado a mayores de 50 años.

En ese proceso de adaptación a los cambios digitales, la vicepresidenta de la asociación explica que las agencias tradicionales han evolucionado en su posicionamiento en redes sociales y en sus páginas de internet. Además, remarca otro elemento diferenciador: "Hay que valorar la postventa y cuando hay un problema se soluciona, lo que a veces no ocurre por internet". También los negocios de siempre están más abiertos a modificaciones puntuales una vez que el viaje ya se ha contratado.

Lo que sí ha cambiado es el perfil del cliente. Los más jóvenes casi no acuden a estos negocios y los que van tienen más de 45 años. Se mantiene, eso sí, la demanda de productos tradicionales como los viajes de novios. No obstante, Alonso advierte que desde finales del año pasado ya se está notando una cierta contención en el consumo, ya que el ocio es uno de los primeros sectores en los que los ciudadanos comienzan a ajustarse los bolsillos, aunque 2019 se cerró en los niveles de 2018. De cara al futuro, la vicepresidenta de ABEAV estima que se debe seguir mejorando tanto en la "calidad del producto y la profesionalidad".