Razones para gritar

A.G.
-

La Rueda, el Colectivo 8 de Marzo, Iniciativa Feminista, Asamblea Feminista e Hypatia recuerdan los motivos por los que sigue siendo necesario salir a las calles el Día Internacional de la Mujer

Razones para gritar - Foto: Patricia González

Lo dijeron en 2018 y 2019 las miles de mujeres que salieron a las calles en Burgos para protestar por las flagrantes desigualdades que aún sufren en pleno siglo XXI: El feminismo ha llegado para quedarse. Y pese a los vaivenes que está sufriendo, como todo movimiento que se cuestiona privilegios fuertemente arraigados, sigue vivo y lo va a demostrar otra vez. Al menos, esta es la previsión que hacen los grupos que componen la Coordinadora Feminista, uno de los colectivos convocantes a la manifestación de este domingo, 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer (19 horas, Plaza de El Cid). Con algunas de sus representantes hemos revisado la agenda con la que llegan a esta fecha señalada en el calendario en color morado, que no difiere en absoluto de las razones que otros años les han hecho gritar, porque los avances, aseguran, son muy pocos (el mismo día en el que tiene lugar esta entrevista dos mujeres han sido asesinadas por sus parejas). 
La única diferencia con las anteriores y exitosas convocatorias es que este año existe una preocupación dentro del feminismo por algunas de las actuaciones del nuevo Ministerio de Igualdad, que en algunas de sus convocatorias  evita utilizar la palabra ‘mujer’ y que no está siendo lo suficientemente firme, por ejemplo, en  cuestiones muy importantes para el movimiento feminista como la abolición de la prostitución. También inquieta el ruidoso debate que se está generando en algunos ámbitos por el contenido de la Ley de Protección Jurídica  de las Personas Trans y el Derecho a la Libre Determinación de la Identidad Sexual y Expresión de Género, que Unidas Podemos presentó en el Congreso en la anterior legislatura y que ahora quiere sacar adelante y que promueve, basándose en la teoría queer, la negación de los sexos y, por tanto de las mujeres como sujetos de derechos específicos.

Esta controversia no existe aún a nivel local donde las reivindicaciones son erradicar los asesinatos machistas, la violencia sexual y la mercantilización de los cuerpos a través de la prostitución, la pornografía -a la que cada vez se accede a una menor edad- y los vientres de alquiler; terminar con la precarización de los empleos vinculados a los cuidados y, en general, las  diferencias que aún existen en el ámbito laboral. 

Laura Pérez de la Varga (La Rueda): "Parece que nos hemos acostumbrado al escándalo de las asesinadas" 
Laura Pérez de la Varga, presidenta de la Asociación para la Defensa de la Mujer La Rueda, pone el foco de la protesta de este año en los asesinatos machistas, la violencia de género que no termina y que por su repetición parece que sea ya un elemento más de la sociedad: "Parece que nos vamos acostumbrando al escándalo de las asesinadas por hombres que eran sus parejas o exparejas y las consideraban de su propiedad, como un objeto"
A su juicio, es lamentable que ya casi nadie se estremezca ante un nuevo caso de asesinato machista "y van más de mil desde que se empezaron a contar": "Da la impresión de que las mujeres mueren ‘de morimiento’ sin que se aprecie la relación de estos crímenes con el machismo y las relaciones de abuso en las que las mujeres son las víctimas cuando en una pareja deberían ser libres, autónomas y vivir sin tener miedo". 
Silvia Adrián (Colectivo 8 de marzo): "Atacar la violencia sexual es una prioridad" 
Para Silvia Adrián, del Colectivo 8 de Marzo, una de las prioridades a las que enfrentarse y que recordar en el Día Internacional de la Mujer es la violencia sexual: "Se ha comprobado que ha habido un auténtico crecimiento y auge de las ‘manadas’ desde el caso de Pamplona, es decir, de violaciones en grupo". Por otro lado, afirma que  bajo ningún concepto se deben rebajar las penas por violación: "Creo que el abuso sexual debe desaparecer y ser todo agresión. Lo que es violación se debe llamar así y tiene que tener las penas que están previstas".
Vincula este crecimiento de las agresiones sexuales al incremento de la visualización por parte de los jóvenes de pornografía, a la que califica de "auténtica escuela de desigualdad y de violencia contra las mujeres": "No es de recibo que el primer contacto que los jóvenes tienen con la sexualidad sea a través de ese modelo de violento y que agrede a las mujeres". 

Ana Ruiz (Hypatia): "No somos vasijas. Ser padre es un deseo, no es un derecho" 
En el apartado de la mercantilización de los cuerpos de las mujeres, el feminismo tiene mucho que decir porque tiene numerosos frentes abiertos. Desde la prostitución -la Coordinadora es  abolicionista con la excepción de la Asamblea Feminista, que afirma que sigue debatiendo sobre ello- a la pornografía, tan violenta con las mujeres, pasando por el alquiler de vientres también conocido por su eufemismo ‘gestación subrogada’, una práctica ilegal en España. "Las mujeres no somos vasijas, eso queremos dejarlo bien claro, como el hecho de que  ni la maternidad ni la paternidad son un derecho, son un deseo", explica Ana Ruiz, de Hypatia. 
Con respecto a la prostitución, Hypatia, La Rueda, Iniciativa Feminista y el Colectivo 8 de Marzo son como abolicionistas, la consideran una violencia hacia las mujeres fruto directo del patriarcado y creen que habría que abordar de frente este asunto, dado que España es uno de los países donde más se explota sexualmente a las mujeres con el consiguiente rédito a los proxenetas.

Inés Ausín (Iniciativa feminista): "Las mujeres somos mayoría en los trabajos de cuidados, que son los peor pagados" 
La discriminación que aún sufren las mujeres con respecto de los hombres en el ámbito laboral es el asunto que quiso poner sobre la mesa Inés Ausín, de la asociación Iniciativa Feminista, destacando que en los peores trabajos, aquellos vinculados a los cuidados y a los servicios, siguen siendo mayoría las mujeres. 
"A nivel laboral, las mujeres somos personas baratas. Hoy en día, y podemos decir que en buena parte gracias a la Administración pública,  que hace concesiones a empresas que no tratan bien a las trabajadoras. Los sectores de limpieza y cuidados son los más precarios y en ellos se despide a las mujeres gratuitamente".
Por otro lado, aseguró que sigue siendo prácticamente imposible para la mayoría de las mujeres la tarea de conciliar el cuidado de la casa, los hijos y los mayores con un empleo: "Muchos hombres siguen sin asimilar que los cuidados son responsabilidad de todos y que las mujeres no pueden seguir cargando con las dobles jornadas, la de casa y la de fuera".
María Estevinha (Asamblea feminista): "El auge de la ultraderecha  perjudica mucho a las mujeres" 
En la agenda feminista se ha hecho un hueco desde hace ya varios años el auge de formaciones de ultraderecha como un auténtico problema para las mujeres y así lo considera la Coordinadora Feminista de Burgos. "Uno de los principales problemas de partidos como Vox es que son negacionistas de la violencia de género,  de esa que ya lleva mil muertas desde el año 2003 y por eso tenemos que frenarlo", explicó María Estevinha, de la Asamblea Feminista, para quien el altavoz que se les pone, no solo en España sino en el resto de los países del entorno a estos partidos "supone un auténtico retroceso a todos los logros obtenidos por el feminismo, fundamentalmente de la igualdad y de la libertad, después de muchos años de reivindicaciones".

Las ideas que en materia  social expone Vox, asegura, no son compatibles con  una sociedad igualitaria  "porque este partido pretende un control absoluto de la educación, por ejemplo, para que en ella no haya espacio para la formación en igualdad y para la educación afectivo-sexual en los colegios".