Las motos de gran cilindrada crecen un 13% por la crisis del ciclomotor

J.M. / Burgos
-
Diego Bodero posa en el establecimiento de la avenida de la Constitución. - Foto: Jesús J. Matías

En los últimos cinco años los vehículos de más de 125 centímetros cúbicos han pasado de ser 12.954 a 14.906. En el mismo tiempo, los de menor potencia han descendido un 19%

La moto se come al ciclomotor. Los cambios normativos introducidos en 2004 y los que están a punto de llegar a partir del 1 de enro del año 2016 parecen pronosticar poco menos que la sentencia de muerte de los vehículos de menor potencia. Una caída de la que se ha beneficiado con un fuerte impulso a aquellas motocicletas de más de 125 centímetros cúbicos.
La prueba de esta tendencia la muestran los datos publicados por la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre el parque móvil de la provincia de Burgos, en donde se aprecia cómo en los últimos cinco años el número de ciclomotores se ha desplomado un 18,7% (de las 8.320 unidades que había en 2010 se ha pasado a 7.846 en 2014) mientras que el volumen de motocicletas se ha incrementado un 13,1% (de 12.954 a 14.906).
Estos cifras, en cualquier caso, muestran la continuidad en una tendencia que se ve con más nitidez si se retrocede en el tiempo una década. En esos tiempos, el número de ciclomotores y el de motocicletas en la provincia era prácticamente el mismo (7.983 y 8.018 respectivamente). Ahora, mientras el parque de los vehículos de menos potencia ha descendido, el de las motos se ha disparado hasta el punto de que hay casi 7.000 vehículos más de este tipo que en 2010.
Ya sea porque el ciclomotor ha entrado solo en una crisis pasajeras o porque se encuentre en una situación sin vuelta atrás, la explicación a estos comportamientos tan dispares parece tener poco que ver con una moda pasajera y más con los cambios normativos introducidos.
El presidente de la Asociación de Autoescuelas de Burgos, Miguel Martínez, explica que el ciclomotor sufrió el primer revés cuando se retrasó de los 14 a los 15 años la edad para poder circular. ¿Qué ha sucedido? Que los padres de los jóvenes esperan a que sus hijos cumplan los 16 para poder circular con una moto de 125 centímetros cúbicos, por un precio que además es similar, y se garantizan además que el examen teórico les valdrá más tarde para el permiso de coche.
Junto a esto, Martínez añade que el hecho de permitir que las conductores con permiso de coche puedan conducir motos de hasta 125 (antes solo podían hasta 50) ha hecho que estos se hayan olvidado prácticamente de los ciclomotores. Es más, añade que «también ha influido para que se incrementaran los carnés del tipo A2 (hasta unos 800 centímetros cúbicos aproximadamente). Es decir, les ha generado el gusanillo por pilotar vehículos de más cilindrada.

Los permisos

En el número de carnés expedidos también se nota que el camino emprendido es muy similar. Según los datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico, los permisos AM (hasta 50 centímetros cúbicos) han caído alrededor de un 50% (de los casi 100 de 2010 a unos 50 en 2014), mientras que los del A1 (hasta 125) y el A2 (hasta 800) se han disparado en las mismas fechas entre un 50% y un 35% respectivamente.
Eso, sin contar que el A1, del que se concedieron menos de medio centenar en 2014, se puede conducir con el B (el permiso de turismo). Del A2, del que más carnés se expiden, se alcanzaron casi los 300 el año pasado.
Si ya parece que la moto le gana terreno al ciclomotor, la obligación de que todos estos vehículos se vendan con ABS a partir de 2016 hacen presagiar que la diferencia ira en aumento. Y es que, será un importante gasto (en proporción) para los de menor potencia.

DIEGO BODERO • MOTOS BODERO
«LA ZONA AZUL NOS HA AYUDADO A MEJORAR LAS VENTAS»


Antes se vendían muchos ciclomotores para chavales de entre 14 y 16 años del Alfoz o del extrarradio a los que sus padres se lo compraban para no tener que estar moviéndose constantemente para llevarlos de casa a colegio, a actividades deportivas, extraescolares...» Y ahora, según explica el gerente de Motos Bodero, Diego Bodero, «no pueden conducirlas hasta los 15 por Ley. Si esperan a los 16, además de tener una moto mejor, ya tienen el teórico de coche». Bodero comenta que «también ha influido mucho en la bajada de ventas del ciclomotor el precio de los seguros, pero asegura que «lo más determinante es que el 50% de las ventas que se hacían antes eran de personas mayores». Ahora, ya que el carné del turismo se lo permite, prefieren una de 125. Es más, añade que hay quien nunca hubiera llevado un ciclomotor y sí le encajan los modelos de las motos más grandes. Y se animan después por otras de más cilindrada. «El 40% de las personas que se compran una moto de 125, en menos de un año se está sacando el A-2». Más allá de estos detalles, Diego Bodero asegura que la afición por la moto en Burgos crece, pese al clima adverso, y destaca que desde la implantación de la zona azul o con las peatonalizaciones hay más gente que la han visto como una ventaja para circular por la ciudad.

LORENZO GUTIÉRREZ • MOTORACING
«ATRASAR EL CARNÉ DE LOS 14 A LOS 15 AÑOS LAS HA FUNDIDO»


Para el gerente de Motoracing, Lorenzo Gutiérrez, «la venta del ciclomotor empezó a bajar por los precios de los seguros. Se comenzó a pagar una barbaridad. En 2007 había que desembolsar 600 o 700 euros cuando comprar el vehículo podía costar 1.500. Por ahí ya iban mal las cosas. Luego cambió el tema de la edad para obtener el permiso, que se retrasó un año, y eso lo ha fundido. Si no desaparece será por poco. Si antes se hacían 20 operaciones al mes (en los buenos tiempos) seguro que una docena eran ciclomotores. Ahora prácticamente no se vende ninguno. La gente prefiere una de 125, que tiene el seguro más económico, que es más cómoda, que consume menos, más prestaciones...». El dueño de este negocio de la calle San Francisco señala por un parte que el retraso en la edad de utilizar el ciclomotor ha podido hacer que muchos jóvenes hayan perdido las ganas de comprarse una más grande. «Esta medida la ha dañado bastante. Es verdad que las motos están creciendo, pero las ventas habían bajado antes mucho». Respecto a la afición en Burgos, asegura que las motos de campo funcionan bastante bien y que, a diferencia de lo que ocurría antes, se nota que ahora también se compran en verano. Y un apunte más, Gutiérrez pide que no se cierre el circuito de San Isidro o se cree una alternativa en la ciudad.

El gerente de Motoracing, en el negocio que tiene en la calle San Francisco. Jesús Javier Matías
El gerente de Motoracing, en el negocio que tiene en la calle San Francisco. - Foto: Jesús Javier Matías