San Salvador acoge piezas únicas en una nueva exposición

S.F.L.
-
A la inauguración de la muestra acudió fray Roberto Gayub (con hábito), desde Santo Domingo de Silos, que impartió una charla sobre el monacato.

La muestra itinerante 'La aportación del monacato a la cultura occidental: Historia del monacato II' recala en Oña hasta el día 30. La entrada está incluida en el precio de la visita al complejo

La muestra ‘La aportación del monacato a la cultura occidental: Historia del monacato Il’, que acoge el monasterio de San Salvador de Oña hasta el 30 de mayo, expone piezas únicas que hasta ahora no se habían enseñado, como por ejemplo  unas piñas del siglo XV que se ubicaban en el Panteón Real. Estas obras exclusivas fueron realizadas en Oña por los monjes benedictinos que habitaban el cenobio. Hace 40 años se sustituyeron algunas de las originales que se encontraban en mal estado por una nuevas. Las que se quitaron se han mantenido guardadas y ha sido para esta exposición, cuando el párroco oniense, Cecilio Adrián Haro, decidió que era el momento de mostrarlas. 
 También se ha añadido una lápida de piedra del siglo XIV que se encuentra en el claustro. «Creemos que es del Abad que ordenó construir la fortificación del monasterio después de la invasión de las hordas del Príncipe Negro cuando viene ayudar a Pedro el Cruel a arrasarlo», afirma Haro. Otra de las piezas expuestas es una figura de San Íñigo del siglo XVII. Este Santo fue Abad benedictino de Oña desde 1034 hasta 1068. En el espacio se puede observar alguna otra obra de especial interés tanto por su importancia artística como histórica.
La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, la Fundación Silos y de la mano del Ayuntamiento oniense, organizan la muestra, que resume la permanente ubicada en el convento de San Francisco de Silos, con la intención de mostrar la importancia y el aporte del monacato a la cultura occidental. A lo largo de la exhibición se repasa el papel desempeñado por hombres y mujeres de la iglesia que se dedicaron a ampliar el conocimiento del mundo material y sus manifestaciones que en ocasiones se han anticipado a los trabajos de intelectuales laicos.
«Consideramos que el monasterio de Oña, que fue el más importante del Reino de Castilla en la Edad Media, es el emplazamiento adecuado para ubicar los más de 20 paneles explicativos de los que se compone la exposición, declara Berta Tricio», concejal de Cultura del Consistorio oniense. Algunas de las temáticas específicas que se tratan son ramas de la ciencia como las matemáticas, la botánica, la farmacia o la medicina... Además, se destaca la figura de los monjes y frailes como impulsores de estilos artísticos, de la arquitectura y la música, así como grandes teólogos, filósofos, cronistas, historiadores documentalistas, juristas y economistas. 
Asimismo, se hace hincapié en los monasterios y conventos como centros de renovación y vanguardia artística y en la aportación monástica a la lengua y la literatura. Todo esto fue decisivo para la concepción histórica tanto de Europa como del resto, especialmente de Castilla.
La villa condal tiene muchos ejemplos sobre esto en la propia iglesia. Fueron los propios monjes quienes pintaron los retablos o tallaron la sillería de madera de nogal o los panteones. «Consideramos que el lugar es el ideal para ubicar la presentación. La Fundación Milenario de San Salvador recibió la cesión de este espacio que está vinculado al claustro gótico», manifiesta Tricio. La entrada está incluida en el precio de la visita al complejo, que incluye la iglesia, panteones, sacristía y claustro. 
Con la concesión del Ministerio de Fomento del 1,5% Cultural, San Salvador ampliará las visitas hasta el Patio de San Íñigo y el claustro barroco-renacentista. Para facilitar el acceso a los turistas, se habilitará el paso ya existente.