Los visados de vivienda, en la cifra más alta en 10 años

J.M.
-

El Colegio de Arquitectos supervisó en 2019 proyectos para levantar 1.065 pisos, un 8% más que en 2018. La capital acapara 6 de cada 10 iniciativas

Los visados de vivienda, en la cifra más alta en 10 años - Foto: Luis López Araico

El sector de la construcción mantiene su progresiva recuperación. 2019 fue el sexto año en el que, de manera consecutiva, crecieron los proyectos que se presentaron al Colegio de Arquitectos para la edificación de nuevas viviendas. Para ser exactos, el ejercicio pasado se contabilizaron visados para levantar 1.065 nuevos hogares en la provincia de Burgos, lo que representa un incremento del 8,1% respecto a los 985 que se registraron en 2018 y la cifra más elevada de la última década.
Un año más, las tendencias se volvieron a confirmar y fue la capital burgalesa la que acaparó la inmensa mayoría de los proyectos presentados por los promotores inmobiliarios. Las 689 viviendas visadas en la ciudad crecieron un 13,6% respecto al ejercicio anterior y por sí solas representaban casi el 65% de todas las iniciativas para levantar nuevas casas en toda la provincia.
De nuevo, el entorno de Cellophane es, junto a los sectores S-3 (Casa la Vega) y S-4 (Villímar Oeste), el lugar donde los promotores han puesto el foco en la edificación de obra nueva. Es en estos rincones de la ciudad donde se concentran el mayor número de grúas y son también los lugares que están llamados a expandirse durante los próximos años.
Es verdad que el crecimiento en la capital se ha ralentizado ya que el incremento registrado de 2017 a 2018 fue espectacular (se duplicaron los visados). Pero lo cierto es que la cifra no solo se ha mantenido sino que se ha incrementado. Además, en la última década no se había producido un trimestre tan positivo para el sector como el último de 2019. Solo en esos tres meses el Colegio de Arquitectos visó proyectos para la construcción de 294 pisos en la ciudad.
Tampoco cambian las cosas en Miranda de Ebro y en el alfoz, aunque en este caso la lectura que se hace en el sector no es la misma. En la ciudad ferroviaria únicamente se presentaron iniciativas para construir 20 nuevas viviendas. Unas cifras igual de pobres que los 18 pisos que se proyectaron en 2018, que los 14 de 2017 y sensiblemente peores a los 47 de 2016. Un año que no fue tampoco bueno, aunque sí en comparación con los 3 hogares visados en 2015 y 2014. Estos últimos, para olvidar.
En el alfoz, los municipios del entorno de la capital, los datos siguen siendo planos. En 2019 se visaron 20 viviendas. Una cifra muy similar a los 18 de 2018, los 26 de 2017, los 26 de 2016... Poco o casi nada se mueve en el sector a apenas unos kilómetros de la ciudad.
En Aranda de Duero la evolución fue positiva ya que de las 95 nuevas viviendas que se proyectaron en 2018 se ha pasado a 131 en 2019. Pero más allá de un crecimiento que puede obedecer a unas promociones puntuales, la mejor lectura para la capital de la Ribera es la comparación con Miranda. En el sur de la provincia sí se advierte un cierto movimiento con el paso de los años, mientras que en la ciudad ferroviaria, más damnificada durante la crisis económica por el cierre de empresas que otros territorios, el sector inmobiliario sigue parado.
En el resto de la provincia apenas hay variaciones respecto a ejercicios pasados. Un año crecen los proyectos de nuevas viviendas, al siguiente caen, luego vuelven a subir... En 2019 los visados que se presentaron recogían iniciativas para levantar 205 hogares. Una cifra sensiblemente inferior a los 248 que se contabilizaban en 2018.