El 20% de los muertos en accidentes no llevaba el cinturón

SPC
-

La DGT pone en marcha en la Comunidad una campaña especial de vigilancia sobre el uso del cinturón y de los sistemas de retención infantil

Imagen de archivo de un accidente de tráfico registrado en Burgos. - Foto: Alberto Rodrigo

Una de cada cinco víctimas mortales de accidentes de tráfico en Castilla y León durante 2018 no llevaba puesto el cinturón de seguridad en el momento del siniestro, lo que supuso unas 18 víctimas. Por este motivo, y dado que «el uso de estos sistemas de retención no están generalizados enCastilla y León, la Dirección General de Tráfico pondrá en marcha la próxima semana en las carreteras de la Comunidad una campaña de control del uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil, dispositivos que reducen a la mitad las posibilidades de fallecer en el caso de sufrir un accidente de tráfico, tal y como informó ayer el delegado delGobierno,Javier Izquierdo, y la coordinadora regional de la DGT en la Comunidad, Inmaculada Matías, informa Ical.
La campaña de vigilancia, que también se extenderá a la ciudades gracias a las policías locales, según explicó Matías, supone una intensificación de los controles que de forma habitual se vienen realizando por los agentes de la Guardia Civil y a través de la 24 cámaras de vigilancia que la DGT tiene repartidas en distintos puntos de la red de carreteras de Castilla y León.
A su vez, la coordinadora regional de la DGT recalcó que el cinturón de seguridad es el elemento de seguridad que «más vidas ha salvado en las carreteras» desde su puesta en funcionamiento en la década de los cincuenta, y lamentó que 18 de los fallecidos contabilizados en 2018 en las carreteras de la Comunidad que viajaban en turismos o furgonetas no llevaban puesto el cinturón. «Si hacemos casos a los estudios, la mitad de estas muertes se hubieran podido evitar si los fallecidos hubieran llevado puesto el cinturón de seguridad», sentenció.
Concienciar a los niños. La coordinador autonómica insistió en la necesidad de concienciar a los niños y recordó que un niño sin sujeción multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales o graves. Además, argumentó que la creencia de que si el vehículo dispone de airbag éste nos puede salvar, es falsa, ya que esta bolsa de gas no es eficaz si no se complementa con la utilización del cinturón de seguridad, por lo que ambos sistemas están pensados para funcionar de forma complementaria.
Por su parte, el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, también apeló a la concienciación y a la responsabilidad de los conductores a la hora de evitar accidentes, y puso el acento en la obligatoriedad del uso de los cinturones traseros. Según explicó, el riesgo que implica que los pasajeros no se abrochen el cinturón no es solo que se lesionen ellos mimos en caso de accidente, sino que golpeará los asientos delanteros con la fuerza de su peso, multiplicada por la velocidad a la que se circule. Así, indicó que a una velocidad de 60 kilómetros por hora, un pasajero de 75 kilos golpeará el asiento delantero con una fuerza equivalente a un elefante de 4,2 toneladas.