Un zorro de 1.000 euros

I.M.L.
-
Bartolo Calleja muestra el ejemplar de zorro que chocó contra su vehículo. - Foto: DB

Bartolo Calleja arrolló a un raposo entre Roa y La Horra. La compañía no le cubre pese a tener seguro de animales por no ser especie de caza mayor, aunque se pueda abatir en ese periodo

El pasado 11 de febrero, Bartolo Calleja iba a trabajar como todos los días pero la jornada le salió cara. Cuando circulaba por la carretera BU-130, entre Roa y La Horra, se topó sin margen de reacción con un zorro en plena calzada. «Cruzó la carretera, yo me eché hacia el centro con el intermitente puesto para esquivarle, pero se giró de repente y se me atravesó debajo del coche», recuerda este hoyalense que, en ese momento, se quedó sin vehículo durante más de un mes y con casi mil euros menos.

Calleja estaba tranquilo en el momento del accidente porque a él no le había pasado nada y contaba con un seguro de animales con el que pensaba que se subsanaría la factura del arreglo del vehículo. «El zorro debía pesar más de 25 o 30 kilos, me destrozó todo el radiador del coche y en el taller me cobraron 950 euros para el arreglo, además de tener que apañarme durante más de un mes sin coche, dependiendo de que me llevasen y trajesen del trabajo todos los días», se lamenta Bartolo.

Para su sorpresa primero y enfado después, la póliza de su seguro no asume los daños causados por un zorro. «Me han hecho contratar un seguro que solo me cubre los accidentes si son con elefantes y animales de circo, jabalíes y cosas de esas, parece ser, porque solo tengo derecho a la compensación si son ejemplares de caza mayor», se queja Calleja, sintiéndose engañado por su aseguradora de toda la vida.

Si bien es cierto que Bartolo Calleja reconoce que el zorro está considerado como caza menor en Castilla y León, también recuerda que en la orden anual del año pasado la Junta de Castilla y León «autoriza la caza del zorro durante el ejercicio de la caza mayor», por lo que este hoyalense no entiende porqué los seguros no contemplan esta excepción. «Yo me encuentro desamparado y molesto con el seguro porque me he hecho un seguro de animales y ahora me encuentro con estas, en la póliza viene «animales cinegéticos de caza mayor» pero yo me hago el seguro de animales y no me preocupo de esos detalles, y como yo mucha gente», reconoce Calleja.

Después de la negativa de su compañía a hacerse cargo del coste de la reparación del vehículo, Bartolo no tiene intención de parar hasta conseguirlo. «En la Junta de Castilla y León me dicen que no quieren saber nada, como están los letreros de riesgo de animales, se desentienden; Medio Ambiente tampoco, que machaque al seguro, es lo que me han dicho, y yo me siento dejado de la mano de dios», se queja, aunque adelanta que va a seguir intentando conseguir que le hagan caso, para lo que el siguiente paso es acudir a la Oficina de Información al Consumidor de Aranda.

Mientras, el cadáver del zorro sigue tirado en la cuneta de la carretera, recordándole día tras día, cuando va a trabajar, que su atropello le ha costado casi mil euros. «Gracias a dios yo lo he podido pagar, pero me siento defraudado, desamparado y engañado porque Mapfre me han vendido una cosa que no me sirve de nada» asegura Bartolo Calleja, que espera que con su denuncia pública que nadie tenga que pasar por lo mismo.