Oña busca liquidez para adecuar los cinco pisos de cuartel

S.F.L.
-

El proyecto presentado al programa Rehabilitare de la Junta fue rechazado porque la ayuda solo se da a un inmueble por localidad. El Ayuntamiento pretende destinarlo a viviendas sociales

Oña busca liquidez para adecuar los cinco pisos de cuartel

El Ayuntamiento de Oña busca vías de financiación para poder llevar a cabo la reparación de los cinco pisos situados en la antigua casa cuartel de la Guardia Civil y poder destinarlos a alquiler social. En un principio, el Consistorio presentó un proyecto -que contemplaba la reforma del inmueble- al programa Rehabilitare de la Junta, pero fue rechazado por incumplir los requisitos.
Este plan consiste en la cesión a la administración regional por parte de los ayuntamientos de las viviendas en desuso de su propiedad a fin de que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente las reforme para ofrecerlas posteriormente en arrendamiento a familias con  bajos recursos. En el caso de la villa condal, no pudo optar a la subvención puesto que el inmueble que se pretende rehabilitar está formado por cinco viviendas y el programa únicamente contribuye al arreglo de una por municipio.
Según el alcalde de la localidad, Arturo Pérez, las casas se encuentran en condiciones deficientes y la distribución es muy mala. Constan de dos dormitorios, un baño, un salón y la cocina. «Nos gustaría poder ejecutar una reforma integral del inmueble, incluyendo las escaleras, pero para eso necesitamos mucho dinero», expone. El gobierno local lleva años intentando sacar adelante este proyecto.
En la reunión mantenida con el delegado territorial de la Junta, Roberto Saiz prometió al regidor oniense que la administración se «comprometería a buscar otra línea de financiación para reparar el edificio», añade Pérez.
El fin que persigue el equipo de gobierno de la villa condal no es otro que atraer a familias a residir de continuo en el municipio, facilitando una estancia acondicionada a cambio de un alquiler simbólico. «Sabemos que en Oña resulta complicado generar puestos de trabajo, pese a las infraestructuras que poseemos, pero sí que tenemos en nuestras manos la opción de ofrecer un hogar a aquellos que más lo necesiten», expone el primer edil. «Con la construcción de un albergue en las instalaciones del monasterio de San Salvador o de una central de biomasa se crearían puestos de trabajo que harían la población aún más atractiva para vivir», declara el político.
oportunidades. Hace poco más de un año, el Ayuntamiento logró mantener en el pueblo a tres familias gracias al arrendamiento de viviendas sociales de las que dispone el municipio. Los huéspedes pagan 230 euros mensuales más los gastos de luz, de agua y calefacción. Hoy en día permanecen desocupadas dos y, en caso de que hubiese interesados, deben conocer que para optar al alquiler todos los miembros de la familia tienen que estar empadronados en el pueblo y carecer de una casa en propiedad.
Estefanía, una vecina de Oña, declaró a este periódico en el momento en que fue agraciada con uno de estos pisos que los alquileres en la villa están «altos»  y que si no la hubieses concedido la casa se hubiese «tenido que ir a otro lugar con sus hijos».