El fin del 'impuesto al sol' dispara el montaje de placas

L.M.
-

Las solicitudes de fotovoltaicas han aumentado un 65%. Desde la derogación de este peaje de respaldo, las peticiones en la provincia para instalar placas de venta a red, y, sobre todo, de autoconsumo, se han multiplicado

El fin del ‘impuesto al sol’ dispara el montaje de placas - Foto: Patricia González

El próximo 5 de octubre se cumplirá el primer aniversario desde que se publicara la derogación del conocido como ‘impuesto al sol’. Se trató de una de las primeras medidas que el por entonces recién estrenado Ejecutivo de Pedro Sánchez puso en marcha. El RealDecreto 15/2018 lo dejó claro desde el primer momento del documento: ‘La energía autoconsumida de origen renovable, cogeneración o residuos estará exenta de todo tipo de cargos y peajes’.
De esta manera, se simplificaron también los trámites para la puesta en marcha de este tipo de instalaciones en todo el territorio nacional (principalmente papeleo administrativo y de registro, que hasta ese momento eran trámites más complejos), se reconoció el derecho al autoconsumo compartido por parte de uno o varias personas físicas o la modalidad de autoconsumir energía eléctrica sin peajes ni cargos. El cargo que el Gobierno de Mariano Rajoy aplicó a esta modalidad de producción de energía había desincentivado y disuadido a muchos españoles, lo que provocó que las solicitudes cayeron en picado.
Pero, ¿realmente se ha notado esta medida en el mercado de las renovables, o ha sido un simple brindis al sol? Los datos nunca mienten, y según los facilitados por la Junta de Castilla y León a este periódico, entre 2013 y 2019 han recogido hasta 43 peticiones para la instalación de placas destinadas al autoconsumo, con una potencia total de 1,69 megavatios (MW). De ellas, 28, es decir, el 65%, se han registrado este mismo año, siendo casi la mitad, 10 de ellas, el pasado mes de junio.Además, la mayoría de las de 2018 fueron posteriores al citado 5 de octubre o en fechas muy cercanas, cuando la derogación del ‘impuesto’ era vox populi y muchas personas e inversores decidieron apostar esta modalidad para generar su propia energía a través del sol. «Ha sido un goteo constante desde la derogación», indica el jefe territorial de Economía de la Junta en Burgos, MarianoMuñoz, que aboga más por la denominación ‘peaje de respaldo’ que por la de ‘impuesto al sol’. «La red eléctrica tiene que mantenerse de alguna manera, y esta carga servía para ello», admite.
Entre las modalidades de autoconsumo, las más populares son las que van de  3 a 5 kilovatios (kW), que tienen como destino viviendas, chalets o naves de pequeño tamaño en pueblos. No obstante, también han registrado peticiones más elevadas, de hasta 100 kilovatios, destinadas a la industria.
Uno de esos ejemplos es la instalación que la empresa NorsolEléctrica acaba de colocar en el tejado de una nave, propiedad de la compañía PíoCámara enVillalonquéjar, aunque alquilada a la mercantil Asercomex, dedicada al mundo de la logística.Los gerentes de PíoCámara cuentan ahora con la fuente de generación de energía solar en régimen de autoconsumo con venta de excedentes en cubierta industrial más grande de toda Castilla y León. Está compuesta por 4.918 paneles fotovoltaicos, con una potencia de 1.500 kilovatios (305 watios cada uno). Produce entre el 40 y el 60% de la energía que se consume en el interior del edificio, y el lo que sobra (generado principalmente los fines de semana, se vende a red a precio de mayorista.   
verter a red. Junto a las de autoconsumo conviven las instalaciones fotovoltaicas que solo vierten la energía generada a la red eléctrica para su posterior venta.A día de hoy, según la Junta, se localizan en la provincia hasta 430, con una potencia cercana a los 29,9 megavatios (MW). Aunque las hay de todos los tamaños, grandes y pequeñas, la de mayores dimensiones y capacidad se localiza en Villaldemiro, al pie de la A-62, y tiene una potencia de 2,5 MW. En el inicios de las energías renovables, cuando empezaban a instalarse, los costes y precios eran muy elevados, y actualmente se han llegado a reducir en a quinta parte aproximadamente. También ha bajado el precio que se paga a los productores por el kilovatio generado.
Visto el impulso que ha tomado el mundo de las energías renovables, especialmente la fotovoltaicas, tras la derogación del ‘impuesto al sol’, el responsable delServicio de Economía de la Junta, ve en este sector un avance asegurado a corto plazo, y especialmente en el autoconsumo.
Además, cree que las instalaciones comunitarias de autoconsumo, es decir, las instaladas en comunidades de vecinos y que sirven para surtirse todos los propietarios, volverán a resurgir tras unos inicios complicados, en los que no triunfaron «pese a ser más beneficiosas que las individuales», explica MarianoMuñoz.