El sobrecoste final de la obra del Plantío será de un millón

Á.M.
-

La liquidación final ha ido al máximo permitido por ley para cubrir las carestías de la financiación inicial

El sobrecoste final de la obra del Plantío será de un millón - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Era imposible y la vía de los hechos lo ha demostrado. El coste final y real de la reforma parcial del estadio municipal de El Plantío ha sido de 5.938.923 euros, un millón de euros por encima del precio de adjudicación, que fue de 4.908.616. Las previsiones se han cumplido y tanto el modificado necesario para sortear las deficiencias detectadas en el proyecto de ejecución como la liquidación final han ido al máximo posible sin ultrajar la Ley de Contratos: el 10% en ambos casos. Así, al precio inicial hay que sumar 409.000 euros del modificado y 540.000 de la liquidación.
A pesar de que el desvío final equivale a más del 20% del presupuesto inicial, hay que darlo por bueno. La implicación de la empresa que asumió la obra a sabiendas de que estaba presupuestada a la baja y la que ha realizado la fachada han logrado meter la reforma en números, que no en plazo. Porque esa es otra: siete meses de retraso no imputables a las empresas, sino a la postura del exalcalde, Javier Lacalle, que se empecinó en sacar adelante la obra aún sabiendo que no tenía dinero suficiente para financiarla. Eso sí, la obra se ha hecho porque se empecinó en hacerla.
Pretendió el regidor licitar las obras por poco más de cuatro millones. Después de que todo ser humano conocedor del proyecto le dijera que eso era inviable, admitió incrementar el presupuesto hasta 5,1 millones. Estaba atado porque los acuerdos sobre inversiones con el PSOE -que no era partidario de una reforma tan seria- no le dejaban margen de maniobra. Era la mayor inversión del mandato por importe de adjudicación y nadie la quiso. El concurso quedó desierto. No había ocurrido jamás.
Encontró la salida en una adjudicación ‘directa’ a la empresa soriana Herce, a la que le interesaba posicionarse en Burgos. Empezó los tajos y pasó todo lo que estaba en el guion: estudios geotécnicos insuficientes, cálculos mal hechos, estructuras que no valían, precios de mercado inservibles e incluso una fachada inviable, lo que provocó que hace ya un año se barruntara el modificado, algo que este periódico publicó en octubre de 2018 y el ejecutivo ‘popular’ no admitió hasta meses después.
Por otro lado, es inminente el inicio de los trabajos de urbanización del entorno del estadio, que costarán 1,2 millones de euros más. El PSOE, salvo cambio de criterio, no tiene previsto acometer una segunda fase para culminar la reforma integral del campo, ya que tanto la tribuna como el césped y parte de los accesos siguen siendo los que ya existían.