El Belén del Ejército duplica el tamaño en su regreso a la Catedral

I.L.H. / Burgos
-

El Nacimiento, que incorpora 19 escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, añade a la sala Valentín Palencia dos de las cuatro galerías del claustro bajo. Con 340 metros cuadrados de superficie, ocupa un espacio similar al del Fórum

La entrada al Belén se hará por la zona del Sarmental, recorrerá primero las dos alas del claustro y finalizará en la sala Valentín Palencia. - Foto: Ángel Ayala

Superar las 37.000 visitas que recibieron el año pasado en el Fórum va a ser difícil, pero no es lo que más les preocupa. El Belén Monumental del Regimiento de Transmisiones 22 del Ejército de Tierra regresa a la Catedral, la ubicación que sienten como propia, con afán de superarse, sí, pero en la recreación de nuevas escenas, la incorporación de costumbres y detalles de época, la mejora de los efectos especiales y la construcción de elementos significativos como el arca de Noé o la torre de Babel.
Todo ello hace que el Belén del Ejército duplique este año su tamaño dentro del templo gótico, añadiendo al espacio habitual de la sala Valentín Palencia, dos de las cuatro galerías del claustro bajo. Para poner en pie estos 340 metros cuadrados de superficie -similar al ocupado en el Fórum- una docena de personas trabaja desde el 3 de noviembre en el interior de la Catedral. Restauran piezas de años anteriores, construyen las nuevas, comprueban el equipo técnico, instalan los efectos especiales y distribuyen los espacios acorde a las ordenanzas: para pasar del claustro a la sala Valentín Palencia se ha colocado una rampa y una balaustrada, por ejemplo.
El recorrido por el Antiguo y el Nuevo Testamento, incluyendo alusiones a los textos de los Evangelios Apócrifos, incorpora 19 nuevas escenas, la mayoría al inicio del Belén. Desde el claustro, en la zona del Sarmental, arranca la historia de La Biblia con los planetas y la creación del mundo, una de las novedades de este año. Se incorpora también el Jardín del Edén con Adán, Eva, Caín y Abel; aparece David y Goliat; Moisés y sus tablas; Noé y su familia humana y animal... Y en escenas que ya existían se han añadido detalles como termas romanas, una bahía con puerto incluido, un pueblo en llamas y medio centenar de figuras nuevas(en total son 1.500).
«En el Fórum conseguimos lo que siempre habíamos pretendido: tener espacio, que un pueblo estuviera separado de otro y hubiese cierta profundidad. Aquí tenemos tres metros de ancho, lo que significa, por otro lado, que las escenas están más cerca del espectador, y al añadir el claustro tenemos una superficie idónea. A partir de aquí no vamos a ampliar más. Los próximos años los dedicaremos a perfeccionar los detalles», explica Enrique Rodríguez Menayo, responsable del montaje. «Lo más difícil siempre es la programación de los autómatas. Al acoplar escenas nuevas, la historia que narramos también lo es, y requiere sincronizarlo con las luces, los efectos, el movimiento de las figuras...». El Belén se inaugura el día 17 y estará abierto al público del 18 de diciembre al 6 de enero.