scorecardresearch

Exigen recuperar los trenes nocturnos a París y Lisboa

H.J.
-

Una plataforma estatal reclama la vuelta del enlace con la capital francesa perdido hace ya 9 años y la ruta portuguesa, que se suprimió con la pandemia

El ‘Francisco de Goya’, que iba a París, fue el último tren que circuló por la vieja estación en diciembre de 2008. - Foto: Alberto Rodrigo

Fueron servicios históricos, casi míticos para los aficionados al ferrocarril y sus usuarios, que cayeron víctimas de los vuelos low cost, el desarrollo de la alta velocidad y finalmente de la pandemia, pero cuya existencia sigue teniendo todo el sentido para los largos viajes internacionales. Así lo entiende la Coordinadora Estatal por el Tren Público, Social y Sostenible, una plataforma que la semana pasada se concentró, con el pijama puesto literalmente, en distintas estaciones de España, Portugal y Francia. Exigían el regreso de varios trenes nocturnos desaparecidos hace tiempo o justo por culpa del coronavirus, entre ellos los que iban a París y a Lisboa y que pasaban por las estaciones de Burgos y Miranda de Ebro.

José Luis Ordóñez, portavoz de la plataforma, explica a Diario de Burgos que a comienzos del año pasado ya se pusieron en contacto con el Ministerio de Transportes y que ahora redoblan su esfuerzo reivindicativo en coordinación con la red europea 'Back on Track', que reclama el mantenimiento, refuerzo o regreso de los trenes nocturnos en todo el continente. «Contactamos con la dirección general de Planificación Ferroviaria, aunque no es fácil tener comunicación con el Ministerio», lamenta Ordóñez, «porque Renfe ha ido retirando los servicios nocturnos en una línea que también marca Francia pero en la que no están Austria, Alemania, Holanda, Suiza o Italia.

Estos no han entrado en la misma creencia, en la propaganda de que con el tren de alta velocidad ya están todos los servicios cubiertos, porque precisamente en el ámbito de las relaciones internacionales tiene todo el sentido mantener este tipo de trenes».

De ahí que la Coordinadora, con la colaboración de Ecologistas en Acción, haya redoblado su petición de que regresen, en primer lugar, los trenes nocturnos que funcionaban antes de la pandemia (Madrid-Galicia y Barcelona-Galicia, que también pasaban por Burgos), así como otros suprimidos hace años que cruzaban la Península Ibérica como el vetusto Estrella Picasso que enlazaba Bilbao y Málaga.

Además, recuerdan que el Lisboa-París también se eliminó en marzo de 2020 con la explosión del coronavirus y no ha vuelto a circular pese a que ya estamos en un momento sin restricciones de movilidad. Y aluden igualmente al viejo Madrid-París que dejó de prestar servicio en diciembre de 2013. Este último tenía entre sus viajeros habituales a turistas que deseaban desplazarse a la capital francesa, que no querían depender del avión y que se ahorraban una noche de hotel en la Ciudad de la Luz, a donde llegaban a primerísima hora de la mañana. La supresión motivó las quejas del Ayuntamiento, pero de nada sirvieron.

Solo hasta Hendaya. El Gobierno francés acaba de relanzar, desde el 1 de julio, el nocturno París-Hendaya pero solo lo hará durante el periodo estival y la conexión no llegará a cruzar la frontera española. El objetivo es que servicios como este se prolonguen no solo en el tiempo, sino también en el espacio, y puedan recuperar viejos esplendores. 

Los convocantes de la concentración de hace 10 días recuerdan que «el cambio modal al transporte ferroviario, que vertebra el territorio y enfría el planeta, ahorra energía, y, junto a los modos peatonal y ciclista, generan la base de la movilidad sostenible».