El Consistorio podría salvar fiestas de barrio "con interés"

L.M.
-
La hoguera de San Juan podría incluirse en el programa de San Pedro. - Foto: Valdivielso

El concejal de Festejos, José Antonio Antón, asegura que los técnicos del IMC van a valorar esta idea. La tramitación de las subvenciones sigue su curso

El concejal de Festejos, José Antonio Antón, anunció ayer que el Instituto Municipal de Cultura va a estudiar, de entre los barrios que se han negado a asumir las nuevas bases para acceder a las subvenciones de fiestas, que eventos «tienen un mayor interés cultural o tradicional para que sea el Ayuntamiento el organizador».De esta manera, el edil se refirió a actos como la hoguera de la barriada de San Juan, que se encontraba en grave peligro ante la negativa de los vecinos y la asociación de barrio de aceptar el título de organizadora, y por consecuencia, responsable de cuantos peligros pudieran surgir.

José Antonio Antón abrió esta vía para evitar que la ciudad se quede sin los actos más populares, aunque volvió a insistir en hacer un llamamiento a la tranquilidad. «Fiestas de barrio va a haber», indicó. Con respecto a la hoguera, planteó la posibilidad de que se incluya nuevamente en el programa de fiestas de Sampedro, como un acto previo, sin variar mucho la programación para el resto de espectáculos, actuaciones y verbenas programadas por la ciudad.

El responsable de Festejos insistió de nuevo en que las bases de 2019 para la subvención de las fiestas de barrio, son «positivas, sirven para poner orden» y se asemejan mucho a las que tienen otras ciudades cercanas. «Las fiestas se hacen en suelo público, y si es así el Ayuntamiento también tiene parte de responsabilidad subsidiaria», defendióAntón. Además, recordó que las asociaciones vecinales «tienen dos paraguas» a la hora de organizar los eventos: la elaboración del plan de emergencia y la ejecución, «que puede hacer una empresa profesional» para evitar preocupaciones a los vecinos.

 

QUEJAS POR EsCRITO

Los 26 barrios que participaron en la reunión del pasado 25 de marzo en San Cristóbal registraron ayer un escrito en el Ayuntamiento en el que «manifiestan su indignación alIMC por no contestar y dar silencio administrativo» al documento que presentaron hace unos días contra las bases de 2019. «Es una falta de consideración y deprecio a las entidades firmantes», admiten los portavoces.
Recriminan también en la misiva la implantación de la nueva normativa «sin haberlas presentado previamente a las entidades afectadas con el objeto de debatir y consensuar las posibles modificaciones que se pudieran llegar a plantear». También lamentan el hecho de que estas se aprobasen el 30 de enero, cuando algunos barrios como San Julián o Gamonal (Candelas) ya habían celebrado sus fiestas. «No se les deja otra opción que acudir a la convocatoria de 2019, la cual no aceptan y rechazan, para de esta forma poder pagar a los proveedores», precisan.
Tras la votación celebrada hace una semana, comunican al Ayuntamiento que 22 barrios (menos el G-9 y San Bruno, que aceptan las bases, y Fátima, que no votó) «no realizarán las fiestas», para lo que piden volver a las normas de 2018, cuando el Ayuntamiento asumía la responsabilidad.